Home Tags Artículos relacionados con "turismo"

turismo

0 3709
berlin-cosas-raras

Si Berlín se caracteriza por algo, es por no ser una ciudad “típica” ni habitual, así que os voy a contar las 5 cosas más raras, que desde mi punto de vista hispano, podéis hacer en Berlín.

  • Tener una parcela con huerto urbano en el aeropuerto de Tempelhof. 

Esta enorme aeropuerto, que fue cerrado al tráfico de pasajeros hace unos años, se convirtió en un inmenso parque de recreo. Sin duda lo más peculiar en este aeropuerto/parque, es la posibilidad de alquilar -a precios muy bajos- metros de parcela para crear tu propio huerto urbano. Alrededor de tu huerto puedes construir mesa, bancos, decorarlo a tu gusto, y todo lo que necesites para pasar un verano en tu propia parcela al aire libre.

  • Explorar lugares abandonados 

Como consecuencia de la caída del muro de Berlín, muchos lugares, principalmente fábricas y bloques de pisos soviéticos quedaron totalmente abandonados en el antiguo Berlín comunista. Hoy en día quedan muchos de estos fantasmagóricos lugares, sobre todo viejas fábricas: la de las cervezas Bärenquell, el hospital de Beelitz, el complejo militar de Krampnitz y o la estación radio espía norteamericana de Teufelsberg. Explorarlos es un viajazo.

  • Darte un baño en una piscina en mitad del canal principal

Hay una zona bastante espectacular, que se sitúa entre el Oberbaumbrücke- uno de los puentes más bonitos de Berlín sobre el río Spree- y el llamativo “hombre molecular”, una escultura sobre el agua del artista Jonathan Borofsky. Este lugar es el popular“Badeschiff”, una piscina encajonada justamente sobre el ancho río y desde la que se contempla una hermosa perspectiva, además de generar la sensación de flotar directamente sobre el Spree.

  • Visitar túneles y bunkers subterraneos.

Es sabido que el Berlín es como un queso gruyere, que por su subsuelo discurren una inmensa red de túneles, bunkers y refugios antiaéreos. Es lo que tiene haber sido escenario del final de la segunda guerra mundial, para posteriormente convertirse en una ciudad dividida en la que muchos intentaron huir del este al oeste por túneles subterráneos. Hoy en día, podemos recorrer una gran parte de ese “queso” de las mano de Berliner Unterwelten, encargada del mantenimiento de esta infraciudad.

  • Amasar una pequeña fortuna con la recogida de botellas.

En cada supermercado encontramos una máquina de reciclaje de botellas, que introduces por una boca de agujero y te va contabilizando: las de vidrio 0,8 ct, las de plástico de cualquier tamaño 0,25 ct. Con ese  ticket puedes comprar comida o te reembolsan en efectivo en caja. Algunas personas se lo toman como una actividad para ir sacando los gastos más cotidianos, otras más profesionales, por ejemplo “The king of Bottle”, lo toman como un trabajo de jornada completa. Yo he hechado cuentas para julio y agosto, cuando los parque están a rebosar, y me salen unos números muy decentes. ¿Te animas?

Share

0 2983

Hamburgo es una ciudad portuaria al Norte de Alemania que cuenta con varias atracciones imprescindibles en tu ruta por el país. Si estás interesado en ver una superproducción al nivel de Broadway o el West End londinense tendrás que hacer una visita a Hamburgo, la capital alemana de musicales. En este momento “El Rey León” y “Tarzán” son dos de los principales shows que tienen en cartel.

Pero no todo es glamour en esta ciudad portuaria a orillas del mar del Norte. En ella nos podemos encontrar uno de los barrios más rebeldes de toda Europa, St. Pauli. Nació como un área de reunión de marineros, y aunque a día de hoy todavía mantiene el mercado de pescado más grande de la ciudad, es principalmente conocido por ser el barrio rojo de Alemania por excelencia. La Freiheit (libertad) y el sexo se hacen patentes en cada esquina de la Reeperbahn y sus alrededores. Incluso hay una calle donde solo los hombres pueden entrar, por lo que las prostitutas son mucho más atrevidas que en otras zonas similares como el “Red Light District” de Ámsterdam, por poner un ejemplo.

Son muchos los artistas que eligieron St. Pauli para comenzar a forjarse una carrera, destacando por encima de todos ellos “The Beatles”. Tras salir de su Liverpool natal vivieron durante varios años en Hamburgo, donde hacían sesiones de 8 horas diarias, lo que les sirvió para coger una soltura en el escenario que sería esencial para su salto al estrellato poco tiempo después. Los hamburgueses están muy orgullosos de haber acogido a estos grandes de la música en los 60, y por ello decidieron abrir un museo en honor a John, Paul, George y Ringo.

Pero el barrio todavía nos ofrece muchas sorpresas más, sobre todo para los amantes del deporte rey. El St. Pauli FC es el único club alemán de fútbol abiertamente antifascista con más de 11 millones de fans en el país, con toda una subcultura propia alrededor del equipo, por lo que ver un partido suyo es una experiencia que recomendamos. No te olvides de llevar tu bandera pirata como un verdadero fan del St. Pauli. Como último consejo para completar tu visita no olvides comerte una hamburguesa en Hamburgo. Una tontería como otra cualquiera, pero que tiene su gracia. 

Uno de los barrios más rebeldes de Europa

Uno de los barrios más rebeldes de Europa

Share

Conéctate a Berlín