Home Tags Artículos relacionados con "entrevista"

entrevista

5 1382

El Arbeitslosengeld II, más conocido como Hartz IV, es una ayuda para personas que en edad de trabajar no llegan a un salario mínimo para poder sobrevivir. Desde el comienzo de la crisis en el Sur de Europa son muchos los alemanes que piden un endurecimiento de las condiciones para obtenerlo, ya que consideran que no se está haciendo un buen uso del mismo. En la actualidad alrededor de 10.000 españoles están cobrando esta ayuda estatal, un número no demasiado alto para la cantidad de emigrantes que han llegado en los últimos años.

Hoy queremos conocer el Hartz IV desde dentro con la ayuda de una española que lo ha estado cobrando durante los últimos 6 meses como complemento a un minijob. Tras estudiar biología en Madrid, Irene se vino a Berlín a buscarse la vida, y es el claro ejemplo de que las ayudas son positivas siempre que se haga un uso adecuado de las mismas:

¿Conocías el Hartz IV antes de llegar a Alemania? ¿Por qué decidiste pedirlo?

Conocía la ayuda porque me había informado de todo el abanico de opciones de supervivencia antes de llegar. En cuanto se tiene algo de curiosidad/necesidad y se hurga un poco en foros de españoles u otros extranjeros desesperados, esta ayuda es lo primero que uno se encuentra. También, porque por entonces tenía un familiar viviendo en Berlín que la cobraba y conocía todos sus entresijos legales.

Lo acabé pidiendo porque no tenía un céntimo, principalmente. Había sobrevivido en Alemania durante un año gracias a un crédito que se me estaba acabando, mis padres en ese momento no podían ayudarme, y tenía que tomar la decisión de dejar de aprender alemán para buscar un trabajo a jornada completa, volverme a España, o conseguir otro ingreso además de mi minijob que no implicase mayor número de horas de trabajo para poder llegar a fin de mes. La tercera opción pareció la más sensata.

¿Alguna vez algún alemán te ha recriminado que estés recibiendo ayuda de su Gobierno?

Jamás. Pero he oído leyendas (reales o no) de todo tipo. En un primer momento fui muy reacia a pedir la ayuda porque en los foros que mencionaba antes siempre se hablaba de que cobrar esta ayuda estaba muy mal visto, que se te consideraba un parásito social chupándole la sangre a Papá Estado, o al menos así se percibía a los subsidiados a partir de la segunda ronda de Hartz IV -es decir, cuando tras 6 meses se te acaba la ayuda y pides la renovación-. También oí que en algunos puestos de trabajo podía considerarse una mancha negra en el curriculum. Sin embargo, yo sólo tuve la primera ronda, y cuando se me acabó no volví a pedirla.

Tengo que decir que los alemanes que he conocido siempre me han animado, a veces con demasiada insistencia, a solicitarla, a hacer uso de las herramientas que el estado pone a servicio de quien las necesita y de las que están tan orgullosos, supongo que porque me consideran “necesitada” y no es capricho, de manera que conmigo esas herramientas cumplirían su propósito original. Sin embargo, la que se sentía un poco parásito era yo, así que aunque no era mucho dinero (unos 450 euros/mes extras durante 6 meses), conseguí ahorrar y ahora estoy viviendo de esos ahorros. Cuando se acaben veremos si vuelvo a pedirla, aunque me gustaría evitarlo.

IMG_20140411_140410¿Cuál es el proceso para obtenerlo? ¿Qué requisitos te piden?

Los requisitos fundamentales, es decir, los que te indican siempre y no según les pegue el viento, son: tener permiso de residencia/trabajo y llevar en Alemania más de 3 meses empadronado. El requisito no oficial pero que a día de hoy aplica en muchos casos, principalmente para extranjeros: se ha de tener un minijob, unas prácticas u otro tipo de contrato de trabajo que pruebe el interés activo en el mercado laboral alemán pero cuyos ingresos resulten insuficientes para vivir. El proceso se divide en tres fases:

FASE 1: Para solicitar la ayuda hay que acudir al Job Center del distrito correspondiente, aquel en el que estemos empadronados, y hay que hacerlo lo más temprano posible, de lo contrario no habrá tiempo para todas las gestiones. Se solicitan en el mostrador los papeles de la Arbeitslosengeld II (que así se llama realmente esta ayuda). Normalmente ésta es la fase en la que se nos ponen más trabas. Los funcionarios del Job Center tienen por costumbre no proporcionar una lista de requisitos por escrito, sino que lanzan preguntas sobre la marcha y van variando dichas preguntas en función de las respuestas que se den. Lo ideal es decirles antes de que puedan abrir la boca que somos ciudadanos de la Unión Europea, estamos desde hace más de 3 meses en Berlín, tenemos un minijob o sucedáneo, conocemos ya todos los requisitos y sólo hemos venido para que recoger los papeles. Dicho esto, nos darán paso a una segunda sala en la que se echa la mañana esperando.

FASE 2: En esta fase se nos entregarán “kilos” de papeles, sin exageración. También se explicará por encima a qué se corresponde cada uno de ellos (que no cunda el pánico, nadie entiende ni una palabra de esos papeles en ese momento, al final lo lógico es pedir ayuda a un profesional para que los rellene) y se pondrá fecha para una cita de entrega de los papeles una semana más tarde.

FASE 3: Inmediatamente después se nos envía al despacho de la persona que será responsable de nosotros dentro del Job Center durante ese periodo, en caso de que se conceda la ayuda.  Es,por tanto, la persona encargada de ayudarnos a buscar trabajo, que es el objetivo principal a cumplir. Lo más aconsejable es pedirle a esta persona que nos ponga en contacto con una asesoría gratuita, para rellenar los incomprensibles papeles de la Hartz IV antes de la cita.

En mi caso acudí a unas oficinas donde me ayudaron muchísimo y de manera totalmente gratuita a pesar de mi exiguo alemán (casi inexistente por aquella época). Tuve que presentarme en la asesoría varias horas diarias durante una semana entera para tenerlo todo listo a tiempo. Además de rellenar formularios, tuve que hacerme con una colección infinita de papeles: Anmeldung en Berlín; subcontrato de alquiler, contrato de alquiler de la persona que me lo subalquila (lo cierto es que no teníamos uno válido en aquella época y no nos pusieron pegas a pesar de todo), datos comprobables sobre el edificio entero en el que vivo (metros cuadrados totales, número de viviendas, pisos, etc.) que tuve que pedirle al dueño; extractos bancarios de los últimos 4 meses de todas mis cuentas (las alemanas y las españolas) para justificar la ayuda y comprobar que no estaba recibiendo ningún otro ingreso, ni paterno, ni estatal en otro país, ni nada de nada; facturas de todos los gastos de teléfono (fijo y móvil), calefacción y agua caliente, electricidad, etc.; fotocopias de mis títulos académicos; mi contrato de trabajo (el minijob) y una hoja firmada por la empresa explicitando que no objetan nada a mi solicitud; tuve que ir a una aseguradora alemana a firmar una póliza que sólo se hacía efectiva si se me concedía la ayuda, ya que la tarjeta sanitaria europea no es compatible con la Hartz IV, se debe tener un seguro alemán; en fin, y más cosas que ahora mismo ya no puedo recordar. Hay que prepararse para ser sepultados en papeles por la burocracia alemana. Mi Job Center sabe más de mí que mi madre.

¿Qué derechos y obligaciones tienes con esta ayuda social?

Teóricamente, es decir, por ley, la Hartz IV se concede a cualquier persona que pueda demostrar que sus ingresos no son suficientes, incluyendo a los desempleados. Sin embargo, en la práctica, sólo obtienen la ayuda aquellos individuos que, con un minijob, sólo requieren una ayuda extra no demasiado cuantiosa. En este caso, por lo general se puede calcular que el dinero que entrará en la cuenta del beneficiario serán uno 800 € entre su sueldo y el extra de la Hartz IV. Además, se está cotizando a la seguridad social alemana durante la duración de la ayuda, y se obtienen descuentos de todo tipo. En Berlín, esto se hace mediante el Berlinpass, que permite reducir la tarifa del ticket de transporte mensual a 36€ además de precios reducidos en muchísimos servicios de tipo cultural: museos, cine, y un largo etcétera.

Recibir la Hartz IV implica que además de derechos se tienen obligaciones. Cuando el beneficiario no habla suficiente alemán como para trabajar, es decir, nivel inferior a un B2, se les exige que acudan a clases de alemán. Estos cursos están muy subvencionados y son de tipo intensivo, pero a menudo sus horarios son incompatibles con los del trabajo que ya tenemos por lo que no queda más remedio que hacer un desembolso de parte de la ayuda con ese objeto. A cambio, a quienes están estudiando alemán se les suele dejar bastante tranquilos desde el Job Center y no los persiguen en esos primeros 6 meses. Por el contrario, los beneficiarios que hablen ya alemán no estarán obligados a acudir a ningún curso de idiomas, pero tendrán que invertir una cantidad considerable de tiempo en enviar CVs, mantener al corriente a su responsable dentro del Job Center, acudir a las entrevistas que sean concertadas para ellos, y no tendrán la oportunidad de rechazar muchos de esos trabajos, porque cubierto el cupo de rechazos perderán la ayuda económica. Es importante, por ello, que al rellenar el CV online que facilita el Job Center se escoja con cuidado la experiencia que compartimos, ya que podemos acabar con una oferta de trabajo en sectores que no nos interesan.

¿Cuáles son tus planes de presente y de futuro en el país?

Francamente, ni idea. Mi nivel de alemán ha mejorado sustancialmente pero todavía no es suficiente. Me gustaría poder quedarme en el país para consolidarlo. Sin embargo estoy pendiente de una serie de ofertas de trabajo muy jugosas, tan jugosas que me iré a cualquier parte del mundo donde me cojan si tengo la oportunidad, así que de momento sólo sé que estaré medio año más en Berlín con seguridad. Después de eso…misterio.

¿Crees que hubieras llegado hasta aquí sin el Hartz IV?

Prácticamente toda la época que dediqué a estudiar alemán fue mi periodo con Hartz IV por lo que le debo enteramente mi conocimiento de alemán, además de la tranquilidad de no tener que buscar otro trabajo ni volverme a España de un día para otro. Aunque sólo fuera por eso, ya tengo motivos para estar muy agradecida.

¿Recomendarías a extranjeros que vienen a Alemania que lo pidan?

Lo que recomiendo es que recurran a ello si no tienen más opciones. Venir a Alemania con este plan en mente es una pésima idea, primero porque en muchas ocasiones la ayuda es denegada, y sólo se puede recurrir vía legal y es un proceso que dura varios años, no apto para bolsillos en emergencia. También porque creo que, de por sí, buscar la opción cómoda y fácil es una mala costumbre, y por cada individuo que cobre la Hartz IV sin necesitarlo verdaderamente (pudiendo recurrir por ejemplo a créditos, familia, otros empleos, etc.) hay una persona que sí la necesita y que no la está cobrando. Dicho esto, si las circunstancias aprietan, es una buena opción y diría que es mejor desoír a quienes dicen que el subsidio te catapulta al ostracismo social y que seremos unos parias, porque, sinceramente, es una tontería.

¿Qué opinas de esta polémica de que Alemania pretende echar a los extranjeros que no tengan trabajo?

No conozco los detalles, pero cuando se produjo el mismo fenómeno en Bélgica me estuve informando sobre el tema y no era tan terrible como se pintaba. Todos los estados de la Unión Europea, y a pesar del principio de libre circulación, se reservan el derecho de expulsar a los extranjeros en una serie de supuestos: que estén cobrando ayudas del estado, que no estudien, que no trabajen, y que no puedan probar que han estado buscando trabajo activamente durante ese tiempo. Sinceramente, si los supuestos son los mismos en Alemania, que supongo que sí porque ésto es normativa europea, me parece perfecto. Alguien que emigre a Alemania con el único objetivo de cobrar un subsidio durante medio año, sin siquiera estudiar el idioma o cualquier otra cosa, que no trabaje, ni lo intente; o peor, que trabaje en negro y por tanto esté estafando al estado por partida doble (no paga impuestos y encima se aprovecha de un subsidio que no le corresponde), me parece que está mejor fuera que dentro. Lo veo perfectamente justificado. La gente lo quiere todo a cambio de nada. Yo no comulgo con esa idea, que al jeta se le penalice me parece algo positivo.

Share

Conéctate a Berlín