Inicio Clubbing SO36 Tanzt, tanzt sonst sind wir verloren

SO36 Tanzt, tanzt sonst sind wir verloren

0 3320
SO36 principal entrada al club

Baila, baila que de otra forma estamos perdidos.

Esta frase de la coréografa de Wuppertal, Pina Bausch nos introduce en el histórico SO36, el famoso club de la Oranienstrasse. Tomó su nombre del viejo código postal de Kreuzberg en los tiempos en que Berlín, y este barrio en particular, eran uno de los centros del movimiento Punk que proponía formas muy alternativas de vivir y transformar la sociedad.

El SO36 de los años 70 era frecuentado por rockstars como David Bowie e Iggy Pop y estrellas del mundo del arte como Martin Kippenberger quien lo administró durante un tiempo hasta convertirlo en un atractivo centro de música y arte entre AnSO36 Kippenberger regente del clubarco-Punk y New Wave.

A Pina Bausch, y ésta es la razón de su presencia en este post, nunca le importaron la edad, el color, la condición física o la experiencia de sus bailarines; todos merecían respeto y atención si tenían algo para expresar. Sin embargo aquí, allá y en todas partes ser turco, árabe o hindú, venir de la europa oriental, ser demasiado alto, demasiado bajo, negro, judío, católico, musulmán, ateo o gordo, pueden ser razón suficiente para ser objeto de discriminación; por variados y absurdos que los motivos puedan ser, siempre provocan dolor y sufrimiento en quienes los padecen, pero en ocasiones también pueden generar una respuesta creativa.

SO36: De Bowie a Gayhane

En la Alemania de los 90’s ser turco ya implicaba una discriminación importante y si a esto le sumamos ser un chico que se viste de chica o más aún, ser transexual la discriminación crecía exponencialmente. Un grupo de transexuales turcas, cansadas de ser rechazadas en la entrada de todas las discos crearon en el 97 una fiesta en el SO36, porque este lugar fiel a sus tradiciones de libertad anti-sistema, las acogió.

Desde entonces y hasta ahora, el último sábado de cada mes desde las 23 horas hasta la mañana siguiente, cerca de Kottbusser Tor en un ambiente de alegría y amistad se reune una parte interesante del universo no tan convencional de Berlín.

No es para todoSO36 cartel de la entradas

Si lo que buscas es una disco como las que conoces, pues no la encontrarás aquí; el activista y performer Sabuha, organiza desde hace 17 años esta fiesta que no se parece a ninguna otra y amalgama oriente en occidente. “No estamos abiertos para todos los hombres”, dice Sabuha, “tenemos claro que Berlín sigue necesitando un espacio como éste y estamos atentos frente a quienes pueden dañarlo.”

Solos y en grupo, recién llegados, habitués, activistas políticos o simplemente personas que quieren bailar, se encuentran el último sábado de cada mes en Gayhane para ver los shows de danza del vientre que Sabuha propone.

Sin fotos, ni videos, ni publicidad, Gayhane es un espacio que sólo pudo haber surgido del Berlín post-punk y que sigue encontrando hoy, razones que justifican su existencia.

Aquí el enlace a su página web

Share

Artículos relacionados

No hay comentarios

Dejar un comentario