Inicio General El rincón más culé de Berlín

El rincón más culé de Berlín

0 157

Este domingo España se paralizó para vivir el enésimo partido del siglo entre Real Madrid y Barcelona, y en Berlín se demostró que aunque vivamos lejos de casa, el interés por nuestros equipos no se ha perdido ni un ápice. La Penya Barcelonista de Berlín inauguró su nueva sede, y cientos de personas acudieron esperando disfrutar de un partido apasionante, donde los blaugrana consiguieran asaltar el Bernabéu. La fiesta comenzó pronto, desde las 5 de la tarde los aficionados empezaron a llegar para calentar motores con una deliciosa paella y unas Berliner. Más tarde hubo un concierto del grupo español Whatever Rita wants, que concluyó con el himno del Barça cantado al unísono por toda la sala para liberar tensiones antes de dos horas de “sufrimiento”.

A las 21.00 no cabía ni un alfiler en el Kino Zukunft de Ostkreuz. Cientos de culés y un madridista infiltrado, que sacó de quicio a los que estaban a su lado, llenaban la sala y desde el comienzo no pararon de animar. A los pocos minutos del inicio Iniesta fusiló a Diego López y la euforia se desató. Estábamos muy apretados en los bancos y las sillas, pero en ese momento la alegría se desbordó sin importar las incomodidades. Fue un espejismo, ya que Benzema golpeó dos veces, alejando al Barça de la liga casi de manera definitiva. El 2-2 de Messi antes del descanso, aun daba esperanzas. En los 15 minutos de pausa la gente salió fuera a tomar aire, al lugar donde se suele hacer el Freiluft Kino, que quizás se utilice para echar los partidos en los meses de verano.

La segunda parte siguió con la emoción y el desajuste táctico de ambos equipos. Tras tres penaltis, una expulsión y un Messi sublime, el Barça logró vencer 3-4 en un partido inolvidable. La Penya sacó fuerzas de flaqueza para homenajear a su hombres con el último Tot el Camp es un clam a “grito pelao”. A más de 3.000 kilómetros de Madrid volvió a quedar claro que en esta vida se puede cambiar de ciudad, de pareja o de trabajo, pero hay algo que nunca cambia, el amor por unos colores.

Share