Home Ñam ñam

0 2282
kebab

Pocos saben que el Kebab es un alimento inventado en Berlín. Si bien es un plato procedente de la gastronomía tradicional turca, su versión comercial fue introducida en el barrio de Kreuzberg allá por la década de los 70. Esta popular comida rápida incluso tiene un inventor, Kadir Nurman, que en 1972 abrió el primer establecimiento de este tipo en la estación de metro Zoologischer Garten.

Lejos quedan aquellos primeros años, y desde entonces el negocio no ha parado de crecer. Hoy en día, tan solo en Berlín, capital alemana y del kebab, se venden nada menos que 400.000 kebabs al día. Esto supone que de media, cada berlines come un kebab cada 9 días, o lo que es lo mismo, con la producción actual de kebabs, todos los habitantes de la ciudad comerían este alimento en este periodo.

Este promedio aumenta indudablemente entre los más jóvenes, auténticos devoradores de kebab, que se ha convertido en el sustituto de desayuno, comida o cena para aquel que ande perdido en sus horas respectivas por las calles de la ciudad. Para los habitantes nocturnos se ha convertido en un sustento básico, que puede darnos las energías necesarias entre fiesta y fiesta para aguantar la noche berlinesa.

Berlín está literalmente inundado de locales que venden este tipo de comida rápida, por lo que siempre es útil disponer de una buena información antes de elegir. A pesar de vender el mismo alimento, existe una alta variabilidad en su calidad dependiendo del local que visitemos. Existen auténticas mecas del kebab donde tendremos que aguantar una buena cola antes de poder saborearlo, y eso a pesar del ritmo frenético con el que se rellenan los típicos panecillos.

El vocabulario esencial para todo inmigrante incluye las palabras clave para pedir un kebab. Es una cuestión de supervivencia, y pronto dominaremos la gama de palabras necesarias en estas lides. El kebab es ya una de las identidades de la ciudad, si bien su versión vegetariana, el falafel no se le queda atrás. Si vienes a vivir a esta ciudad pronto te darás cuenta de la importancia de este producto, que inunda con su olor muchas de las calles berlinesas.

Share

Conéctate a Berlín