Inicio Berlineando La gentrificación berlinesa

La gentrificación berlinesa

0 893

En España llevan varios años donde los desahucios se han convertido en el principal tema de debate a nivel nacional. La movilización de la PAH y la negativa del Gobierno a aceptar sus sugerencias tras una ola de suicidios, provocaron una masiva protesta social ante este drama que sufren miles de familias. En Berlín, el problema con los desahucios es cada vez mayor, pero en este caso no se debe solo a la falta de ingresos de los inquilinos, sino al brutal incremento de los alquileres año a año debido al proceso de gentrificación que está afectando a la capital alemana.

¿Y qué es la gentrificación? No es ni más ni menos que la subida de precios de un barrio determinado porque se pone de moda, afectando al alquiler de los antiguos vecinos que cada vez tienen más dificultades para mantenerse en su casa de toda la vida. Kreuzberg fue el primer barrio en vivir esta “invasión” de artistas y jóvenes que querían vivir en la zona más trendy de la capital, y Neukölln ya ha comenzado a sufrir los mismos efectos. Estos dos barrios tradicionalmente turcos han sufrido un cambio radical y en 10 años han pasado de ser un “little Estambul” a convertirse en el centro de la movida alternativa de la ciudad.

Las inmobiliarias están siendo las grandes beneficiadas de este movimiento, especialmente en una ciudad donde el 86% de las personas viven en alquiler, y los precios de los mismos suben a un ritmo espectacular. Solo en los últimos 5 años, la renta ha aumentado casi un 30%. Aun así los alquileres siguen siendo muy asequibles, especialmente para los extranjeros que vienen de países con un nivel de vida más alto. En pleno centro de Kreuzberg se pueden encontrar un piso de 2 habitaciones por un precio que oscilaría entre los 500 y 600 euros mensuales. Por ello, Berlín es una ciudad ideal para los especuladores que ven una oportunidad de negocio inmensa en una ciudad que no para de crecer.

Pero en esta historia siempre acaban perdiendo los de siempre. Humildes trabajadores que han visto como la llegada de extranjeros a su barrio de toda la vida ha provocado unas subidas de la renta insostenibles. En Berlín se producen más de 20 desahucios diarios, y aunque son muchas las manifestaciones para frenarlos, el gigante capitalista sigue su curso llevándose por el camino al eslabón más débil. Por ello, las movilizaciones ciudadanas contra los inmigrantes se está volviendo más intensas, como la campaña “Berlín no te quiere”. Una complicada situación difícil de solucionar a corto plazo, ya que Berlín es un diamante en bruto que los constructores de medio mundo están deseando pulir. Estos cambios que hemos vivido hasta ahora son solo el principio de un lavado de cara, donde seguramente se perderá gran parte del encanto que hizo de Berlín la ciudad más cool del planeta.

Share

No hay comentarios

Dejar un comentario