Home General

0 317
Se podría pensar que los mejores kebabs del mundo están en Estambul, Ankara… pero nada más lejos de la realidad. Los turcos-alemanes han sido capaces de mejorar la receta inicial hasta llevarla a la perfección. Se dice que el döner kebab (el que se come en pan) nació en Berlín, y que solo el dürum, el enrollado, proviene originalmente de Turquía. Por ello, en la capital alemana no es difícil encontrarse una tienda de kebabs en cada esquina, en las que los extranjeros comienzan a chapurrear alemán con palabras como Salat komplett, Scharf (picante) o Knoblauch (ajo).
Si salís de la estación de Mehringdamm y veis una cola de turistas que se extiende por toda la calle significa que habéis descubierto el Mustafá. Un puesto de kebabs que es toda una institución en Berlín y una parada obligatoria en la ruta por la capital. Y os preguntaréis: ¿cuál es el secreto del éxito? Aunque parezca una tontería simplemente le incluyen verduritas asadas que le dan un sabor muy característico. ¡Los pequeños detalles marcan la diferencia!
Como podéis ver en su publicidad el Mustafá presume de productos naturales y sanos, algo que parece muy alejado del concepto habitual que tenemos de los kebabs. ¡La revolución BIO llega hasta los lugares más insospechados!

 

Share

0 302
Sputnik Kino, ofrece cada tercer miércoles de mes una atractiva Open Screening, donde cineastas de todo tipo disponen de un tiempo máximo de 25 minutos para proyectar sus obras. No es necesario apuntarse por adelantado para presentar un corto ante los asistentes que, por una noche, ejerce de jurado.
Además, una vez acabado el corto, su autor tiene la opción de enfrentarse al público y contestar sus preguntas y escuchar o aclarar sus comentarios. La idea a una Open Screening Night, responde simplemente como plataforma para cineastas y cinéfilos, a su vez que ofrece la posibilidad de experimentar con una primera proyección al público, recibirFeedback y estudiar dichas reacciones. Así como, entrar en contacto con otros amantes de las películas y los cortos.
Drama, comedia, vídeos musicales, reportajes de lo más variado y thrillers son algunas de las temáticas que se reproducen, salvo que el público decida parar su proyección mostrando su desagrado con una tarjeta roja proporcionada por el cine.
Una propuesta que puede resultar interesante para aquellos incondicionales fans del cine que disfrutan realizando vídeos caseros y nunca se han atrevido a dar el paso de proyectarlo ante desconocidos, a su vez que, estimulante para el público variopinto que acude a dicha cita mensual.

SPUTNIK KINO
Hasenheide 54
Open Screening: 3º Miércoles del mes.

Share

0 390

La cerveza Sternburg es una de las más populares en la capital alemana entre los jóvenes y las personas de una clase social baja gracias a su precio. Por unos 60-70 céntimos se puede conseguir una cerveza de medio litro en cualquier tienda 24 horas (Späti)

Share

0 5112

Du bist verrückt mein Kind, du musst nach Berlin

“Estás loco, hijo mío, tienes que ir a Berlín”. Esta frase se hizo muy popular en la ciudad, ya capital del Imperio alemá,n a finales del siglo XIX. La letra se añadió a la melodía de la ópera Fatinitza del compositor austriaco Franz von Suppé para mostrar el orgullo de los berlineses sobre la evolución que habían sufrido en aquella época. Bautizada por Mark Twain como “La Chicago de Europa”, Berlín se convirtió en uno de los puntos más cosmopolitas del mundo, lugar de encuentro de artistas, escritores y cabareteras. A día de hoy los souvenirs con esta frase siguen siendo unos de los más reconocibles en las tiendas de recuerdos de la capital.

Berlin, du bist so wunderbar

Este pegadizo estribillo de la canción de Kaiserbase, pseudónimo del artista de Kreuzberg Robert Phillipp, se ha convertido en uno de los himnos de la ciudad desde su creación en 2003. Este indiscutible éxito se ha acentuado gracias a una de las principales cervezas de la capital, la Berliner Pilsner, que utiliza este slogan en la mayoría de sus campañas publicitarias mostrando lo maravillosa que puede llegar a ser Berlín.

Berlin ist arm aber sexy

Seguro que el actual alcalde de Berlín, Klaus Wowereit, no pensaba tras aquella entrevista de noviembre de 2003 para la revista Focus que acababa de definir de la mejor manera posible el Berlín del siglo XXI. Tras ser preguntado si el dinero te hacía sexy, respondió que en la capital alemana se demostraba que no era algo indispensable: “Berlín es todavía pobre, pero muy sexy”. Años después, para las elecciones de 2011, volvió a referirse al encanto de la ciudad para prometer que seguirían creciendo y enriqueciéndose pero manteniendo su espíritu sexy. En la actualidad muchos piensan que ambas cosas se están tornando incompatibles.

Ich bin ein Berliner

En 1963 John Fitzgerald Kennedy daba en la capital alemana uno de los últimos discursos de su vida dejando una frase para la historia: “Todos los hombres libres, no importa donde vivan, son ciudadanos de Berlín. Yo como hombre libre, tengo el orgullo de poder decir ‘Ich bin ein Berliner’ (Soy un berlinés)”.

Be Berlin / Sei Berlin

La última campaña del Ayuntamiento berlinés busca acoger en la ciudad a todos los que la visitan sin importar razas, religiones o tiempo que van a permanecer en ella. Con carteles muy llamativos, que se pueden encontrar en decenas de estaciones de metro, nos muestran mensajes como: “Sé claro, sé independiente, sé Berlín”. En los últimos meses se han generado muchas críticas a esta iniciativa, sacando otros posters que denuncian con el mismo formato algunos de los principales problemas de la capital. Incluso algunos otros que invitan a la gente a no “ser Berlín” para ser ellos mismos.

beBerlin_Auftaktmotiv

Share

5 2589

El Arbeitslosengeld II, más conocido como Hartz IV, es una ayuda para personas que en edad de trabajar no llegan a un salario mínimo para poder sobrevivir. Desde el comienzo de la crisis en el Sur de Europa son muchos los alemanes que piden un endurecimiento de las condiciones para obtenerlo, ya que consideran que no se está haciendo un buen uso del mismo. En la actualidad alrededor de 10.000 españoles están cobrando esta ayuda estatal, un número no demasiado alto para la cantidad de emigrantes que han llegado en los últimos años.

Hoy queremos conocer el Hartz IV desde dentro con la ayuda de una española que lo ha estado cobrando durante los últimos 6 meses como complemento a un minijob. Tras estudiar biología en Madrid, Irene se vino a Berlín a buscarse la vida, y es el claro ejemplo de que las ayudas son positivas siempre que se haga un uso adecuado de las mismas:

¿Conocías el Hartz IV antes de llegar a Alemania? ¿Por qué decidiste pedirlo?

Conocía la ayuda porque me había informado de todo el abanico de opciones de supervivencia antes de llegar. En cuanto se tiene algo de curiosidad/necesidad y se hurga un poco en foros de españoles u otros extranjeros desesperados, esta ayuda es lo primero que uno se encuentra. También, porque por entonces tenía un familiar viviendo en Berlín que la cobraba y conocía todos sus entresijos legales.

Lo acabé pidiendo porque no tenía un céntimo, principalmente. Había sobrevivido en Alemania durante un año gracias a un crédito que se me estaba acabando, mis padres en ese momento no podían ayudarme, y tenía que tomar la decisión de dejar de aprender alemán para buscar un trabajo a jornada completa, volverme a España, o conseguir otro ingreso además de mi minijob que no implicase mayor número de horas de trabajo para poder llegar a fin de mes. La tercera opción pareció la más sensata.

¿Alguna vez algún alemán te ha recriminado que estés recibiendo ayuda de su Gobierno?

Jamás. Pero he oído leyendas (reales o no) de todo tipo. En un primer momento fui muy reacia a pedir la ayuda porque en los foros que mencionaba antes siempre se hablaba de que cobrar esta ayuda estaba muy mal visto, que se te consideraba un parásito social chupándole la sangre a Papá Estado, o al menos así se percibía a los subsidiados a partir de la segunda ronda de Hartz IV -es decir, cuando tras 6 meses se te acaba la ayuda y pides la renovación-. También oí que en algunos puestos de trabajo podía considerarse una mancha negra en el curriculum. Sin embargo, yo sólo tuve la primera ronda, y cuando se me acabó no volví a pedirla.

Tengo que decir que los alemanes que he conocido siempre me han animado, a veces con demasiada insistencia, a solicitarla, a hacer uso de las herramientas que el estado pone a servicio de quien las necesita y de las que están tan orgullosos, supongo que porque me consideran “necesitada” y no es capricho, de manera que conmigo esas herramientas cumplirían su propósito original. Sin embargo, la que se sentía un poco parásito era yo, así que aunque no era mucho dinero (unos 450 euros/mes extras durante 6 meses), conseguí ahorrar y ahora estoy viviendo de esos ahorros. Cuando se acaben veremos si vuelvo a pedirla, aunque me gustaría evitarlo.

IMG_20140411_140410¿Cuál es el proceso para obtenerlo? ¿Qué requisitos te piden?

Los requisitos fundamentales, es decir, los que te indican siempre y no según les pegue el viento, son: tener permiso de residencia/trabajo y llevar en Alemania más de 3 meses empadronado. El requisito no oficial pero que a día de hoy aplica en muchos casos, principalmente para extranjeros: se ha de tener un minijob, unas prácticas u otro tipo de contrato de trabajo que pruebe el interés activo en el mercado laboral alemán pero cuyos ingresos resulten insuficientes para vivir. El proceso se divide en tres fases:

FASE 1: Para solicitar la ayuda hay que acudir al Job Center del distrito correspondiente, aquel en el que estemos empadronados, y hay que hacerlo lo más temprano posible, de lo contrario no habrá tiempo para todas las gestiones. Se solicitan en el mostrador los papeles de la Arbeitslosengeld II (que así se llama realmente esta ayuda). Normalmente ésta es la fase en la que se nos ponen más trabas. Los funcionarios del Job Center tienen por costumbre no proporcionar una lista de requisitos por escrito, sino que lanzan preguntas sobre la marcha y van variando dichas preguntas en función de las respuestas que se den. Lo ideal es decirles antes de que puedan abrir la boca que somos ciudadanos de la Unión Europea, estamos desde hace más de 3 meses en Berlín, tenemos un minijob o sucedáneo, conocemos ya todos los requisitos y sólo hemos venido para que recoger los papeles. Dicho esto, nos darán paso a una segunda sala en la que se echa la mañana esperando.

FASE 2: En esta fase se nos entregarán “kilos” de papeles, sin exageración. También se explicará por encima a qué se corresponde cada uno de ellos (que no cunda el pánico, nadie entiende ni una palabra de esos papeles en ese momento, al final lo lógico es pedir ayuda a un profesional para que los rellene) y se pondrá fecha para una cita de entrega de los papeles una semana más tarde.

FASE 3: Inmediatamente después se nos envía al despacho de la persona que será responsable de nosotros dentro del Job Center durante ese periodo, en caso de que se conceda la ayuda.  Es,por tanto, la persona encargada de ayudarnos a buscar trabajo, que es el objetivo principal a cumplir. Lo más aconsejable es pedirle a esta persona que nos ponga en contacto con una asesoría gratuita, para rellenar los incomprensibles papeles de la Hartz IV antes de la cita.

En mi caso acudí a unas oficinas donde me ayudaron muchísimo y de manera totalmente gratuita a pesar de mi exiguo alemán (casi inexistente por aquella época). Tuve que presentarme en la asesoría varias horas diarias durante una semana entera para tenerlo todo listo a tiempo. Además de rellenar formularios, tuve que hacerme con una colección infinita de papeles: Anmeldung en Berlín; subcontrato de alquiler, contrato de alquiler de la persona que me lo subalquila (lo cierto es que no teníamos uno válido en aquella época y no nos pusieron pegas a pesar de todo), datos comprobables sobre el edificio entero en el que vivo (metros cuadrados totales, número de viviendas, pisos, etc.) que tuve que pedirle al dueño; extractos bancarios de los últimos 4 meses de todas mis cuentas (las alemanas y las españolas) para justificar la ayuda y comprobar que no estaba recibiendo ningún otro ingreso, ni paterno, ni estatal en otro país, ni nada de nada; facturas de todos los gastos de teléfono (fijo y móvil), calefacción y agua caliente, electricidad, etc.; fotocopias de mis títulos académicos; mi contrato de trabajo (el minijob) y una hoja firmada por la empresa explicitando que no objetan nada a mi solicitud; tuve que ir a una aseguradora alemana a firmar una póliza que sólo se hacía efectiva si se me concedía la ayuda, ya que la tarjeta sanitaria europea no es compatible con la Hartz IV, se debe tener un seguro alemán; en fin, y más cosas que ahora mismo ya no puedo recordar. Hay que prepararse para ser sepultados en papeles por la burocracia alemana. Mi Job Center sabe más de mí que mi madre.

¿Qué derechos y obligaciones tienes con esta ayuda social?

Teóricamente, es decir, por ley, la Hartz IV se concede a cualquier persona que pueda demostrar que sus ingresos no son suficientes, incluyendo a los desempleados. Sin embargo, en la práctica, sólo obtienen la ayuda aquellos individuos que, con un minijob, sólo requieren una ayuda extra no demasiado cuantiosa. En este caso, por lo general se puede calcular que el dinero que entrará en la cuenta del beneficiario serán uno 800 € entre su sueldo y el extra de la Hartz IV. Además, se está cotizando a la seguridad social alemana durante la duración de la ayuda, y se obtienen descuentos de todo tipo. En Berlín, esto se hace mediante el Berlinpass, que permite reducir la tarifa del ticket de transporte mensual a 36€ además de precios reducidos en muchísimos servicios de tipo cultural: museos, cine, y un largo etcétera.

Recibir la Hartz IV implica que además de derechos se tienen obligaciones. Cuando el beneficiario no habla suficiente alemán como para trabajar, es decir, nivel inferior a un B2, se les exige que acudan a clases de alemán. Estos cursos están muy subvencionados y son de tipo intensivo, pero a menudo sus horarios son incompatibles con los del trabajo que ya tenemos por lo que no queda más remedio que hacer un desembolso de parte de la ayuda con ese objeto. A cambio, a quienes están estudiando alemán se les suele dejar bastante tranquilos desde el Job Center y no los persiguen en esos primeros 6 meses. Por el contrario, los beneficiarios que hablen ya alemán no estarán obligados a acudir a ningún curso de idiomas, pero tendrán que invertir una cantidad considerable de tiempo en enviar CVs, mantener al corriente a su responsable dentro del Job Center, acudir a las entrevistas que sean concertadas para ellos, y no tendrán la oportunidad de rechazar muchos de esos trabajos, porque cubierto el cupo de rechazos perderán la ayuda económica. Es importante, por ello, que al rellenar el CV online que facilita el Job Center se escoja con cuidado la experiencia que compartimos, ya que podemos acabar con una oferta de trabajo en sectores que no nos interesan.

¿Cuáles son tus planes de presente y de futuro en el país?

Francamente, ni idea. Mi nivel de alemán ha mejorado sustancialmente pero todavía no es suficiente. Me gustaría poder quedarme en el país para consolidarlo. Sin embargo estoy pendiente de una serie de ofertas de trabajo muy jugosas, tan jugosas que me iré a cualquier parte del mundo donde me cojan si tengo la oportunidad, así que de momento sólo sé que estaré medio año más en Berlín con seguridad. Después de eso…misterio.

¿Crees que hubieras llegado hasta aquí sin el Hartz IV?

Prácticamente toda la época que dediqué a estudiar alemán fue mi periodo con Hartz IV por lo que le debo enteramente mi conocimiento de alemán, además de la tranquilidad de no tener que buscar otro trabajo ni volverme a España de un día para otro. Aunque sólo fuera por eso, ya tengo motivos para estar muy agradecida.

¿Recomendarías a extranjeros que vienen a Alemania que lo pidan?

Lo que recomiendo es que recurran a ello si no tienen más opciones. Venir a Alemania con este plan en mente es una pésima idea, primero porque en muchas ocasiones la ayuda es denegada, y sólo se puede recurrir vía legal y es un proceso que dura varios años, no apto para bolsillos en emergencia. También porque creo que, de por sí, buscar la opción cómoda y fácil es una mala costumbre, y por cada individuo que cobre la Hartz IV sin necesitarlo verdaderamente (pudiendo recurrir por ejemplo a créditos, familia, otros empleos, etc.) hay una persona que sí la necesita y que no la está cobrando. Dicho esto, si las circunstancias aprietan, es una buena opción y diría que es mejor desoír a quienes dicen que el subsidio te catapulta al ostracismo social y que seremos unos parias, porque, sinceramente, es una tontería.

¿Qué opinas de esta polémica de que Alemania pretende echar a los extranjeros que no tengan trabajo?

No conozco los detalles, pero cuando se produjo el mismo fenómeno en Bélgica me estuve informando sobre el tema y no era tan terrible como se pintaba. Todos los estados de la Unión Europea, y a pesar del principio de libre circulación, se reservan el derecho de expulsar a los extranjeros en una serie de supuestos: que estén cobrando ayudas del estado, que no estudien, que no trabajen, y que no puedan probar que han estado buscando trabajo activamente durante ese tiempo. Sinceramente, si los supuestos son los mismos en Alemania, que supongo que sí porque ésto es normativa europea, me parece perfecto. Alguien que emigre a Alemania con el único objetivo de cobrar un subsidio durante medio año, sin siquiera estudiar el idioma o cualquier otra cosa, que no trabaje, ni lo intente; o peor, que trabaje en negro y por tanto esté estafando al estado por partida doble (no paga impuestos y encima se aprovecha de un subsidio que no le corresponde), me parece que está mejor fuera que dentro. Lo veo perfectamente justificado. La gente lo quiere todo a cambio de nada. Yo no comulgo con esa idea, que al jeta se le penalice me parece algo positivo.

Share

0 721

Recientemente ha sido publicado un estudio en el que los emigrantes españoles en Alemania hemos salido muy bien valorados. El análisis concluye en que somos un ejemplo de adaptación e integración principalmente porque históricamente somos luchadores.

“Analysen zur Neuen Arbeitsmigration aus Spanien” publicado por Christian Pfeffer-Hoffmann, tiene una extensión de unas 450 páginas y ha sido documentado con datos de la oficina federal de migración de Alemania. Como todos sabemos somos una de las comunidades extranjeras que más ha crecido en los últimos años, no solo en Berlín ya que nos hemos asentado por toda la geografía de país.

Otros datos aportados por el estudio es que sin formación previa del idioma esta adaptación es más complicada y que en ocasiones el número de horas de los cursos de idioma que ofrece la Unión Europea no son ni de lejos suficientes para un aprendizaje válido y eficaz del alemán.

Hablando de Berlín este estudio revela que el 45% de los jóvenes españoles empleados en la capital cobra por encima de 1500 euros brutos mientras que en España esta cifra sólo alcanzaría el 24%, es un dato bastante esperanzador para los que tengan pensado venir a buscar trabajo pero no nos engañemos, este estudio no habla de minijobs, no habla de contratos de prácticas de 40 horas semanales por 600 euros y no habla tampoco de  los tan de moda trabajos de prácticas no remuneradas que gustan cada vez más en las startup de Berlín.

La salida de trabajadores españoles hacia Alemania fue muy importante desde que en 1960 se firmó el convenio entre el Gobierno de Franco y Berlín, el número máximo de españoles que pusieron rumbo a una vida mejor en Alemania se registró en 1965 con 82.324 que es casi el triple de las cifras de las que hablamos a día de hoy.

Hay una gran diferencia entre la emigración española de aquel lejano 1965 y la de hoy día, radica en que hoy venimos mejor cualificados, mientras que por aquel entonces eran seleccionados por el régimen de Franco, provenientes de las zonas más pobres de España y sólo uno de cada cuatro tenía formación laboral.

A pesar de las dificultades de esta primera generación de emigrantes, sus descendientes fueron especialmente exitosos en comparación con las comunidades turcas, griegas e italianas. El secreto tras el éxito fue que a los españoles se nos dio una atención especial por dos bandos, una por parte del régimen franquista, en su deseo de evitar que se generasen focos de oposición a la dictadura en el extranjero y por la otra parte, la del partido socialdemócrata alemán, que precisamente buscaba lo contrario.

Sin duda una interesante manera de ver que tal lo estamos haciendo en el país, aunque al fin y al cabo son sólo números y aproximaciones, cada uno tiene sus propias conclusiones y su propia realidad que se va forjando lentamente cada día. Valor, seguir luchando y aprender a poner la otra mejilla son cosas que no se aprenden en las universidades ni en las academias de alemán, lo demás puede que sí.

Share

68 23349
Descargas en Alemania

¿Os suenan familiares programas como el torrent, el Kazaa o el emule? Quién no se ha descargado alguna vez una pelicula o serie utilizando alguno de estos programas… En españa no pasa nada, es el pan nuestro de cada día, pero si estáis en Alemania cuidado… o como ellos dicen: Achtung!!!

La ley-antipiratería y las descargas en Alemania es una de las cosas que más nos desconcierta a nuestra llegada, todos hemos oído hablar o conocemos directamente a alguien a quien le ha llegado la famosa “cartita” por haberse descargado una película, una serie o un disco, y la falta de información nos hace precavidos al respecto (nunca está de más). Pero no os preocupéis, hoy vamos a resolver todas vuestras dudas sobre el tema.

¿Cómo funciona el tema de las descargas en Alemania?

  1. En Alemania es ilegal compartir material protegido por copyright, aunque no lo hagas como negocio, por lo tanto el uso de programas P2P es ilegal. La explicación es muy sencilla, teoricamente la descarga no es ilegal, sino que el problema es la subida, por lo tanto con los programas P2P (en los que compartes archivos) estás infringiendo la ley.
  2. En Alemania no es la policia quien investiga y te multa, ni siquiera la GEMMA (lo equivalente a la SGAE en España), sino que son los abogados los que actuan por cuenta propia. Existen bufetes de abogados dedicados exclusivamente al tema,  que indagan por la red rastreando Ips a las que denunciar en busca de una suculenta ganancia.
  3. Cuando tu usas un programa P2P, a la vez que descargas ficheros de internet, compartes tanto tus archivos protegidos con copyright (quebrantando la ley), como tu identidad única (IP) y ahí es cuando te pillan. Incluso hay quien piensa que son los propios bufetes los que comparten ciertos ficheros a modo de “cebo” con el fin de “pescarte” en cuanto descargues alguno de esos archivos.
  4. Debes saber también, que en Alemania los suministradores de servicios de Internet están obligados a dar datos como la IP y el nombre de usuario cuando su actividad afecte a contenidos protegidos por copyright.
  5. Una vez tengan tus datos, después de obtener  tu IP en una actividad ilegal, los abogados te envían una carta, pidiendote una importante suma de dinero por no denunciarte. Y tienes dos opciones: firmas la carta autoinculpandote, figurando en el archivo alemán como culpable durante 30 años, y además pagas una pasta.  O segunda opción, los abogados te llevan a juicio, donde seguramente pierdas y el importe a pagar sea mucho mayor, ya que tendrás que correr con los gastos del juicio más la pertinente multa.
  6. Otra opción es contactar con otro abogado que te cobra unos 200 euros por llegar a un acuerdo con el bufete, reduciendo la cantidad y firmando otra declaración en la que no te declaras culpable, pero decides pagar por el trabajo del abogado para no llevarte a juicio.

Información importante que debes tener en cuenta:

  • El propietario de la red Wi-Fi es el responsable directo de su protección, y por tanto de cualquier actividad ilegal relacionada con ella, asi que da igual si tu red no tiene clave o si alguien te la ha birlado para conectarse y descargar a través de tu IP. Tú eres el único responsable de esa actividad ilegal.
  • La carta que te llega no es una multa, ya que ninguna entidad privada, ni la GEMMA, ni ningún bufete de abogados, tiene potestad para multar. La carta es una especie de compensación por el trabajo realizado por el bufete en la búsqueda de violaciones de los derechos individuales en el tema de la propiedad intelectual. Traducido al español es lo que toda la vida hemos conocido como un “soborno”.

¿Pero puedo descargar por descarga directa?

Según tenemos constancia a día de hoy, las descargas directas no deberían ser un problema, y te vamos a explicar el porqué.:

  1. Cuando tu te descargas algo de internet, no te bajas el fichero directamente, sino que en realidad te bajas el archivo en pequeños trozos o paquetes que una vez recolocados en tu ordenador dan lugar a ese fichero o archivo.
  2. Este tipo de descarga funciona igual cuando utilizas un servidor de descarga directa tipo Rapidshare o Mega (o el desaparecido Megaupload), que cuando te descargas una foto o tu programa de radio favorito de su página web (algo totalmente legal).
  3. Esto quiere decir que para saber lo que tu te estás descargando exactamente, y por tanto conocer si se trata de archivos con copyright o no, sería necesario pinchar tu conexión, analizar todos esos paquetes que tu recibes y juntarlos para comprobar que tipo de archivo es, algo que hoy por hoy es totalmente ilegal, ya que se trata de una vulneración grave al derecho de la privacidad.

¿Qué hacer en caso de que te llegue la temida “cartita”?

MultaEste es un tema delicado y digamos que un poco personal, nosotros te contamos las opciones mas socorridas:

  1. Hay quien dice que lo mejor que puedes hacer es pagar lo antes posible, aunque ni se te ocurra firmar esa carta de culpabilidad, ya que te cuelgan un “sambenito” del que no te podrás librar en los próximos 30 años.
  2. Otros afirman que la opción más inteligente es contactar con uno de esos abogados que negocian por ti y te hacen todo el papeleo, ya que consigues pagar menos y quedar “limpio”.
  3. Y finalmente, otra opción mucho más radical afirma que lo que hay que hacer es pasar olímpicamente de la carta, ya que en realidad se trata de un intento de chantaje, que los abogados juegan con la psicologia, el miedo y el desconocimiento de la ley para hacerte parecer culpable. Pero que en realidad nunca te llevarán a juicio,  porque aun saliendo ganadores, el tiempo y el esfuerzo dedicado a preparar el juicio no les compensaría.

¿Y tú que opinas al respecto? ¿Has sufrido la famosa cartita? Comparte tu experiencia con nosotros.

Share

0 434
salario minimo

El pasado 2 de abril el gobierno de Angela Merkel aprobó finalmente un borrador de la ley que establecerá un salario mínimo interprofesional en Alemania. La coalición entre CDU, CSU y SPD han fijado la cifra en 8,50 euros por hora, y consiguieron limar asperezas en los puntos más conflictivos de la iniciativa.

El proyecto ha sido promovido desde el partido socialdemócrata, que lo consideran un gran paso adelante en la lucha por la igualdad y la justicia y calculan que unos cuatro millones de personas por fin conseguirán el salario que se merecen por su trabajo.

Sin embargo, quedarán excluidos de este plan los jóvenes menos de 18 años, becarios, cargos honoríficos y desempleados de larga duración, aunque estos últimos sólo durante los primeros seis meses. Tras ese plazo ya tendrán derecho a percibir el salario mínimo interprofesional.

¿Y hasta ahora, cómo funcionaban los sueldos en Alemania?

Pues durante años el gobierno Alemán dejó a los sindicatos la decisión de fijar su propio salario mínimo según el sector; pero al sumar la implantación de los minijobs lo que crearon fue el cóctel perfecto de trabajos mal pagados.

No olvidemos que el salario percibido en un minijob (aunque la jornada laboral es menor) no puede superar los 450 € al mes, y que el sueldo por hora es de 6 euros. Por ello el SPD se ha empeñado en luchar por establecer un salario mínimo interprofesional en Alemania, y finalmente lo ha conseguido.

¿Cuándo vamos a notar que este salario mínimo es real?

Como decíamos al principio, lo que está aprobado es únicamente un borrador de la ley. Es importante porque ya es el resultado de las negociaciones de los distintos partidos de la coalición, pero la ley aún debe ser presentada a votación en el Bundestag (Cámara baja) y en el Bundesrat (Cámara de representantes de los Estados federados alemanes). Como en en el Bundesrat la coalición cuenta con aplastante mayoría, podríamos apostar un par de dedos de la mano derecha a que se aprobará.

Se podría decir que a partir de enero de 2015 la ley entrará en vigor, con algunas limitaciones iniciales, y en el plazo de dos años estará completamente implantada y será una realidad en Alemania. El sueldo mínimo bruto mensual, trabajando a jornada completa, será de 1445 euros.

¿Y ésto, es gracias a Merkel?

Angela Merkel es, como sabemos, la cabeza del gobierno de coalición alemán. Sin embargo, las medidas como establecer un salario mínimo, la reforma energética, la jubilación a los 63 años para quieren hayan cotizado más de 45, el freno al precio del alquiler, la doble nacionalidad para hijos de inmigrantes y las cuotas de las mujeres en los consejos de administración de las empresas son iniciativas impulsadas por el partido socialdemócrata.

Lo curioso es que el SPD no nota un respaldo creciente en las encuestas. Merkel brilla entre la opinión pública con todas las reformas que se van aplicando, aunque procedan del partido de la coalición que no es el suyo. Ya ocurrió en las anteriores dos coaliciones de las que formó parte: ella se fortalece y los partidos con los que se asocia (primero los socialdemócratas y después los liberales) se desplomaron. Queda por ver qué resulta de esta tercera coalición.

Share

0 427

Para la RDA el deporte era un punto esencial en su tarea de propaganda. El país comunista debía mostrar al mundo todas sus virtudes, y qué mejor manera de hacerlo, que en el cajón más alto de las competiciones deportivas más importantes del planeta. En pocos años, Alemania Oriental se convirtió en una de las potencias mundiales, e incluso en los Juegos Olímpicos de Moscú logró 126 medallas, algo impensable para una población de unos 16 millones de habitantes. ¿Cómo fueron posibles aquellos éxitos que sorprendieron al mundo entero? Tras la caída del muro obtuvimos la respuesta: Esteroides.

Son muchos los atletas que denunciaron las prácticas que se realizaron en la antigua RDA, ya que ellos pensaban que solo estaban tomando vitaminas, pero ninguna historia tuvo un impacto tan grande como la de Heidi Krieger. Esta lanzadora de peso berlinesa recibió esteroides desde los 16 años sin su consentimiento. En 1986 logró la medalla de oro en los Campeonatos de Europa de Atletismo, curiosamente en el año en el que consumió mayores productos dopantes. Las consecuencias de ingerir tantas hormonas masculinas no se hicieron esperar, y el cuerpo de Heidi comenzó a sufrir cambios antinaturales que cambiarían su vida por completo.

Desde los 18 Heidi comenzó a desarrollar características masculinas, pero no fue hasta 1997 cuando definitivamente decidió hacer un cambio de sexo completo para convertirse en Andreas. Krieger lo dejó muy claro en una entrevista al NY Times: “Estoy encantado de ser un hombre, pero me hubiera gustado descubrir mi sexualidad por mí mismo. En el año 2000, Andreas testificó en el juicio contra los responsables de aquel escándalo de dopaje, donde salió a la luz la cara más oscura de la Alemania comunista. Un pequeño consuelo para una vida arruinada por la cruel ambición de un Gobierno.

Share

0 347

Cada día a las 12 del mediodía, el restaurante vietnamita Monsieur Vuong abre sus puertas y se prepara para recibir a los cientos de clientes que acabarán haciendo cola hasta ocupar la acera de la calle Alte Schönhauserstr. en el barrio de Mitte. La política de la empresa no permite hacer reservas, lo que convierte el hecho de conseguir una mesa en todo un reto.

Brad Pitt y Jack Nicholson son algunos de los personajes famosos que se han dejado seducir por este restaurante del cual muchos cuestionan su éxito: ¿popularidad hipster o buena cocina de verdad? Echando un vistazo rápido al interior del local vemos una barra con taburetes y pequeñas mesas de madera muy cerca unas de otras. Paredes y ramilletes de flores color naranja y un pequeño altar con incienso recuerdan a la tranquilidad de los paisajes asiáticos.

Existen dos platos del día y un pequeño menú a la carta que decepciona a los más exigentes. Todo ello a precios asequibles que van de los 6 a los 9 euros. Lo curioso del boom que vive Monsieur Vuong es que es uno de tantos vietnamitas que hay en la ciudad. Hoy en día, no hay más que darse una vuelta por Prenzlauer Berg o Mitte para ver en cada esquina una gran variedad de restaurantes de comida rápida o elaborada de origen asiático, Asiaten para los alemanes.

El éxito de Monsieur Vuong tiene cara: Hoanh Vuong es el logo comercial y fundador de uno de los más famosos vietnamitas de Berlín, cuyo propietario es hoy en día su hijo. Llegados a Berlín en los años ochenta y huyendo del ataque de los americanos no fueron tiempos fáciles para esta familia que a día de hoy luce orgullosa los pilares de su fama: una atención rápida al cliente y brindarle algo distinto en lugar de sólo una comida: “El cliente no tiene hambre, busca una experiencia nueva”.

Share

Conéctate a Berlín