Home Expediente Ñ

0 2802

¿Cómo es un español cuando viaja al extranjero? Hemos hecho un resumen de varias cosas que nos caracterizan, y aunque estén un poco caricaturizadas y no pretendan englobar a todos los españoles, lo cierto es que la mayoría de anécdotas que contamos nos han sucedido personalmente, así que al menos algo de cierto hay en todos y cada uno de los puntos. ¿Os sentís identificados?

¡¡¡Nos encanta gritar!!!

Paseando por una ciudad extranjera se puede saber rápidamente quién es español simplemente por el volumen de los decibelios. Esta sensación se multiplica en dos ocasiones:

- Si vas en el metro, que la gente suele estar callada, y a un español le llaman por teléfono. Todo el vagón girará la cabeza sorprendido ante tal derroche de voz.

- Si son más de las 2 de la mañana y el grupo lleva unas copas de más. Podrás escuchar desde un “Camarero, una de champiñones” a un “Vamos a hacernos a esas rubias”.

El problema adicional es que mucha gente viaja a otro país con la sensación de que nadie les entiende, así que no es ya que hablen alto, sino que abarcan todos los temas, desde el polvo de la noche anterior a lo feo que es el tío sentado en el asiento de atrás. Y tú allí a lo Jorge Javier Vázquez improvisado enterándote de la vida completa de esta gente.

I espic a litol inglis

Lamentablemente el nivel de inglés de los españoles sigue siendo muy bajo, especialmente si lo comparamos con los países del norte de Europa que nos dan mil vueltas. Es muy típico encontrarse a gente que con sus 4 palabras y su descaro intenta sobrevivir gracias al dominio patrio de los gestos. Los que no tienen ni el “Inglés nivel medio” habitual acuden a una alternativa tan lamentabke como poco eficiente: Hablar en español pero más alto: “PONME ESE HELADO DE ALLÍ CON NATA”. Las caras de los receptores suelen ser un poema…

Para sentirte parte de la conversación cuando hay más gente y no tienes ni idea de inglés, la mejor solución es llevar el tema a tu terreno. Algunas de las mejores soluciones: Fútbol (Me ,Real Madrid, yes, Bernabéu, 10 Champions) o sobre España (I am from Málaga, beach, toros, Antonio Banderas) y al menos ganarás la atención de aquellos que estén interesados en nuestro país.

Si ya llevas más tiempo en el país y decides hacer un tándem para intercambiar idiomas, recuerda que serás un chollo para el extranjero. Un tándem con un español acaba irremediablemente en una conversación completamente en nuestro idioma, donde la otra persona aprende palabrotas, jerga… mientras tú ni recuerdas cuál era el principal objetivo de quedar con esa persona.

Comparar todo con España

Si viene a visitarte alguien desde tu ciudad, prepárate para escuchar cientos de veces al día: “Ahm, ésto es como en Toledo”, “”Aquel tío se parece al primo de la Puri”. Estarán en un nuevo país pero todo les recordará a España. Y si algo es distinto a lo que están acostumbrados pasará directamente a ser “raro”.

Recomendación, no llevar a este tipo de personas a un restaurante español, ya que allí se sentirán totalmente legitimados para opinar de la comida como si fueran unos verdaderos expertos:

-  Este chorizo está bastante decente para estar en Alemania, aunque bueno, ni comparación con el nuestro

-  Está importado, y el cocinero es español

-  Ya, pero nunca puede ser igual que si lo comes en España

 Conexión con otros españoles

Ya puedes llevar toda la noche hablando con un senegalés sobre los problemas de su país con la malaria, o un chino sobre la represión del Régimen comunista, que cuando aparezca un español y grite “Hola ke ase”, allí que vamos para conocer su vida al completo y convertirnos en amigos íntimos tras 5 minutos. Si sois del mismo equipo de fútbol o ciudad ya hay conversación fluída durante las próximas horas.

Algo similar sucede con el ligoteo. Siempre estamos presumiendo de que nos gusta lo exótico, pero si en una fiesta has utilizado tus 2 frases habituales con la sueca y la tailandesa de turno y ni se han inmutado, ya estás deseando que aparezca una españolita que seguramente esté buscando lo mismo que tú, un español apañao con el que aprovechar para ligar en el extranjero, que la gente no cotillea tanto como cuando estás en casa.

Amantes de los tours

Como los japoneses de Europa que somos nos encanta viajar y hacer tours por las ciudades, eso sí, gratuítos. Los Free Tours de las grandes capitales del continente han encontrado en los españoles a sus verdaderos mesías. Muchos se escaquean sin pagar o dando 4 duros, pero aunque sea por cantidad seguimos siendo los clientes favoritos. Si un tour en inglés tiene 50 personas, el de español se tendrá que dividir en dos porque superaremos las 100. Y en este tipo de grupos hay varios tipos de personas que siempre te encontrarás:

El graciosillo: Cuando digan de separar grupos siempre habrá un tipo que dirá: “Yo me voy al otro que no quiero estar con mi mujer”

El amante de los tours: Si la ciudad tiene 10 tours, este personaje querrá hacer 11. Cuando el guía pregunte amablemente que de donde es la gente, él dirá todo campechano. “Sigo siendo de Granada, como esta mañana cuando hemos hecho el tour de arte callejero de los años 90 en Kreuzberg”

-  El listillo: A los guías les encanta hacer preguntas para tener a la gente atenta, pero siempre está el listo que contesta a todas. “¿Sabéis que pasó en Alemania en 1939? – Comenzó la Segunda Guerra Mundial con la invasión a Polonia” ES UNA PREGUNTA RETÓRICA!!!

Nos gusta pasarnos de listos

En una ciudad como Berlín donde no hay tornos en el metro, los españoles son los reyes de la fiesta al Ubahn sin pagar. Así que cuando veas a un revisor que ha encontrado alguna víctima, la probabilidad de que sea un joven español es bastante alta.

No es el único lugar donde intentamos hacer nuestros tan conocidos Simpas, tan comunes que hasta hemos creado una palabra para ello. En la Weinerei, un bar de la capital alemana para catar vinos, uno paga dos euros por la copa y puede beber lo que quiera, dejando después en una cesta el dinero que cree conveniente. Si te escuchan hablar español, los camareros te repiten una y otra vez cómo funciona para que no te vayas sin pagar, ya que parece ser la constante habitual. Si te dicen que pagues 10 euros los pagas, pero si te dicen que lo que tú creas… ¡te lo están poniendo demasiado fácil!

Y aquí ¿por dónde se sale?

Esta frase que se hizo famosa en un monólogo de Goyo González es totalmente cierta. En cualquier discoteca de moda, after de acabaos u Open Air hipster, habrá un grupo de españoles dándolo todo. Si haces una encuesta de españoles menores de 30 que hayan estado en Berlín durante el último año preguntando: ¿Has entrado al Pergamon o has intentado entrar al Watergate? La respuesta sería concluyente. (Preguntaríamos si lo han intentado, porque a muchos de ellos no les suelen dejar entrar eneste tipo de discotecas por montar escándalo en la cola).

 

Share

2 2152

Rosalía Sánchez se ha convertido por méritos propios en un icono de la mala praxis periodística, especialmente para los miles de españoles que vivimos en Alemania. Corresponsal de El Mundo en Berlín, sus artículos sobre la situación en el país germano solo buscan asustar a la gente en España a base de matices, manipulaciones y malas traducciones, que habitualmente son pilladas por aquellos que se molestan en leer la noticia original de la prensa alemana. En estas líneas resumiremos varios de sus mayores escándalos, aunque poniendo el hashtag #Rosalíatraduce en Twitter veréis el catálogo completo, además de cientos de parodias sobre traducciones libres español – alemán:

Aumenta el rechazo y temor a la avalancha de españoles en Alemania

Uno lee este artículo y piensa que si te escuchan hablar español por las calles de Munich te pegan un puñetazo, pero nada más lejos de la realidad. En el texto se hace referencia a otro artículo del periódico alemán Frankfurter Allgemeine cuyo titular es: “Gut, das wir die Spanier haben” (Qué bien que tenemos a los españoles), el que se enumeran las ventajas de tener mano de obra cualificada y barata llegada del Sur de Europa para la mejora de la economía de su país. El propio Goethe Institut a través de uno de sus blogs “Rumbo Alemania”, se preguntaba qué artículo había leído Rosalía para escribir aquella barbaridad.

Los alemanes quieren ser más suizos

En este artículo posterior al referéndum que se realizó en Suiza sobre la inmigración extranjera, Rosalía defendía que el 72% de los alemanes también estaba a favor de realizar una votación de estas características para frenar la llegada de extranjeros al país. Solo hace falta leer un par de líneas del Bild para comprobar que lo que ese porcentaje de alemanes defiende es el derecho a tener referéndums en general para disfrutar de una democracia más activa. En el periódico alemán, el tema de la inmigración ni se toca, por lo que de haber escrito el artículo original, Rosalía no hubiera recibido tantas visitas en su artículo.

Decenas de jóvenes españoles protestan contra Rajoy en Berlín

Esta vez dolió mucho especialmente una de las frases: “200 españoles, en su mayoría jóvenes parados españoles que se han trasladado a Berlín buscando un trabajo, se reunieron para protestar contra Rajoy”. La mayoría de la gente que estuvo allí aquel día, entre ellos yo mismo, aprovechamos nuestra pausa de comer en el trabajo para ir a protestar. Pero está claro que vende mucho más decir que solo los exiliados españoles parados fueron a protestar contra Rajoy.

Alemania ultima la expulsión de parados españoles

Uno de sus últimos titulares para la polémica. Es cierto que Alemania está endureciendo las leyes para aquellos extranjeros que lleven varios meses en el país sin trabajo, con la única intención de aprovecharse de las ayudas sociales del país. Sin embargo, esta medida se ha tomado especialmente para frenar la llegada de rumanos y búlgaros, que desde que han entrado en la UE han aumentado su número de manera considerable en Alemania. Países del Sur de Europa como Grecia, Italia o España también sufrirán esta medida, que repteimos es solo para aquella gente que se demuestre que se aprovecha del Estado sin haber colaborado con el mismo de ninguna manera. Por ello, un titular de estas características crea una alarma social y da a entender que miles de españoles van a ser expulsados en las próximas semanas, algo todavía muy lejano a la realidad.

Pero si algo ha hecho famosa a Rosalía son sus traducciones libres y faltas de ortografía. Ejemplos como Rucktrit (Rücktritt), Reichtag (Reichstag), Die Ziet (Die Zeit) o Brandemburg (Brandenburg) demuestran que su nivel de alemán y de concentración es cuanto menos cuestionable…

Todos los españoles en Alemania seguimos atentos a los próximos artículos de la musa Rosalía en busca de otro escándalo que desmentir a nuestros amigos españoles, que gracias a ella, piensan que vivimos en un infierno del que nos van a echar en pocos días…

Share

1 2094

En el pasado festival de cine español de Berlín las películas catalanas como “Catalunya über alles” o “Mon Petit” fueron algunas de las que tuvieron mejor acogida. Tras investigar un poco en la red este interés de los alemanes por la cultura catalana llegamos a descubrir un dato sorprendente: en el país germano hay más universidades que ofrecen cursos de catalán (27) que en toda España, excluyendo a las regiones donde el catalán es lengua materna (11). Por ello hemos querido conocer la opinión de Angela, una licenciada en filología catalana que vive en Berlín. Aunque actualmente trabaja en una start up, sueña con dedicarse a la docencia, quién sabe si como profesora de catalán… ¡El tiempo dirá!

1. ¿Cómo has percibido el interés de los alemanes por la lengua y cultura catalana?

Me ha sorprendido y encantado muchísimo el interés por el catalán y su cultura en Berlín, y en Alemania en general. Cuando llegué a Berlín a cursar la beca Erasmus no me esperaba encontrar un aula de la asignatura Llengua Catalana repleta de estudiantes alemanes. Por si fuera poco, te diré que también llenan las aulas de gallego y euskera e incluso me animé con ellos a meterme de lleno en el gallego.

Evidentemente, les pregunté qué les llamaba la atención del catalán, por qué lo estudiaban? La respuesta era muy sencilla, porque nos gusta Cataluña y el catalán es bonito, porque conocemos Obrint Pas, porque tengo familia en Mallorca (cómo no!)… Respuestas tan naturales que las obviamos cuando intentamos dar una explicación a este “fenómeno”. Este interés por la lengua se extiende a la cultura en general, sólo hay que asistir al famoso Karneval der kulturen, en que pudimos disfrutar el año pasado del tradicional Ball dels Bastons catalán. El katalanischer Kasal organiza eventos de todo tipo, vienen a visitarnos grupos catalanes como Manel o Obrint Pas y, como no podía faltar, la Penya del Barça a la que yo voy: cuatro sofás y una barra improvisada en los bajos de un hostal del centro de la ciudad, la medio llenamos los españoles barcelonistas y la llenan del todo muchos alemanes forofos del Barça.

Todos estos ejemplos forman parte de la movida cultural que tenemos en Berlín. Mis experiencias aquí me hacen ver que existe un interés innato por culturas y sociedades ajenas; hay muchas facilidades para la integración social con todo lo bueno que conlleva, sin prejuicios ni recortes.

la foto (12. Cuál es la situación actual del idioma catalán en Alemania / Berlín?

Te respondo con otra pregunta: ¿cómo se explica que se ofrezca catalán en una Universidad alemana y no en una española? La situación del catalán aquí es envidiable.

Aunque el catalán no es de los más estudiados, se enseña sobre todo en las universidades junto con el galego y el euskera. En Alemania hay en total 22 lectorados de catalán financiados por el Institut Ramón LLull y cinco plazas universitarias abiertas por iniciativa de las respectivas universidades. En Berlín en concreto existen dos plazas de lectorado de catalán, que consiste en impartir clases durante 2-3 años en dos universidades de Humanísticas, la Freie Universität y la Humboldt. De forma privada existen institutos y escuelas de idiomas que ofrecen el catalán como optativa y segunda lengua.

Con este bonito cuadro y viendo la marea de inmigrantes, por cierto muchos valencianos y catalanes, que hay en Alemania, supongo que sólo puede incrementarse el uso y mejorar su situación en el exterior.

3. Te ves con opciones de trabajar de profesora de catalán o de español en el país?

Como te comentaba antes, las lenguas románicas se estudian en Alemania de forma común, así que constituyen una salida profesional palpable, más segura que en España. Eso sí, para trabajar en la educación pública necesito realizar un curso de convalidación de mis estudios en una universidad alemana y la especialización en educación. Y, sobretodo, paciencia para adquirir un nivel competente de alemán e integrarme sin traba alguna; los adolescentes son difíciles, pero entenderse con ellos, es todo un reto que me encantará superar!

Por otro lado, existen otras posibilidades en escuelas privadas pero en Berlín no conozco ninguna escuela privada que imparta el catalán, éstas se dedican sólo al español. Los profesores que conozco y trabajan hasta hoy, vinieron a Berlín mucho antes de la crisis y empezaron en escuelas de idiomas primerizas porque había necesidad de encontrar profesores de español y mucha demanda. Ahora hay mucha más demanda pero también muchos más profesores o españoles, en su defecto, con lo cual la competencia es notable y por eso la lengua nativa ya no es una baza para mi, y no quiero limitarme a ello.

Mis opciones, pues, empiezan con el idioma y mi prioridad aquí es tener un nivel Pro de alemán para encontrar un buen puesto de trabajo en todo el ámbito lingüístico.

4. Por qué crees que hay tantos catalanes en Berlín? Consideras que la ciudad puede parecerse a Barcelona?

(Aún) no he vivido en Barcelona pero la he visitado miles de veces y creo que solamente se asemejan por la cultura que ofrecen. El tema cultural atrae la atención de miles de extranjeros de todo el mundo, que le van dando a ambas ese toque cosmopolita y multicultural.

He preguntado a amigos catalanes y todos coinciden en que Barcelona se parece a Berlín de forma muy superficial por el mundillo cultural que se mueve en ella. Pero si indagamos un poco, encuentran muchas más diferencias que semejanzas porque Barna es más pequeña, una ciudad de costumbres, tradicional… Me comentaban que Barcelona es una ciudad de paso, en la que normalmente los extranjeros no llegan para quedarse, por lo que las culturas ajenas no acaban de arraigar y por eso es más cerrada que otras ciudades europeas.

Berlín, por su parte, es mucho más grande, alberga más culturas y más diversas y además están integradas desde hace años (la comunidad turca es enorme). Con todo esto, lo puramente alemán destaca poco, si uno quiere, puede vivir aquí sin hablar el idioma, por poner un ejemplo facilón. Por otro lado, esta ciudad es Barata, en mayúsculas. A pesar de que está siguiendo el curso de todo lo que se sobreexplota y ha aumentado al doble el precio del alquiler, sigue siendo menos caro que en Londres, París, Madrid , Barcelona… una buena razón para venir y quedarse!

Share

Conéctate a Berlín