Inicio Expediente Ñ Cómo son los españoles cuando viajan

Cómo son los españoles cuando viajan

0 2802

¿Cómo es un español cuando viaja al extranjero? Hemos hecho un resumen de varias cosas que nos caracterizan, y aunque estén un poco caricaturizadas y no pretendan englobar a todos los españoles, lo cierto es que la mayoría de anécdotas que contamos nos han sucedido personalmente, así que al menos algo de cierto hay en todos y cada uno de los puntos. ¿Os sentís identificados?

¡¡¡Nos encanta gritar!!!

Paseando por una ciudad extranjera se puede saber rápidamente quién es español simplemente por el volumen de los decibelios. Esta sensación se multiplica en dos ocasiones:

- Si vas en el metro, que la gente suele estar callada, y a un español le llaman por teléfono. Todo el vagón girará la cabeza sorprendido ante tal derroche de voz.

- Si son más de las 2 de la mañana y el grupo lleva unas copas de más. Podrás escuchar desde un “Camarero, una de champiñones” a un “Vamos a hacernos a esas rubias”.

El problema adicional es que mucha gente viaja a otro país con la sensación de que nadie les entiende, así que no es ya que hablen alto, sino que abarcan todos los temas, desde el polvo de la noche anterior a lo feo que es el tío sentado en el asiento de atrás. Y tú allí a lo Jorge Javier Vázquez improvisado enterándote de la vida completa de esta gente.

I espic a litol inglis

Lamentablemente el nivel de inglés de los españoles sigue siendo muy bajo, especialmente si lo comparamos con los países del norte de Europa que nos dan mil vueltas. Es muy típico encontrarse a gente que con sus 4 palabras y su descaro intenta sobrevivir gracias al dominio patrio de los gestos. Los que no tienen ni el “Inglés nivel medio” habitual acuden a una alternativa tan lamentabke como poco eficiente: Hablar en español pero más alto: “PONME ESE HELADO DE ALLÍ CON NATA”. Las caras de los receptores suelen ser un poema…

Para sentirte parte de la conversación cuando hay más gente y no tienes ni idea de inglés, la mejor solución es llevar el tema a tu terreno. Algunas de las mejores soluciones: Fútbol (Me ,Real Madrid, yes, Bernabéu, 10 Champions) o sobre España (I am from Málaga, beach, toros, Antonio Banderas) y al menos ganarás la atención de aquellos que estén interesados en nuestro país.

Si ya llevas más tiempo en el país y decides hacer un tándem para intercambiar idiomas, recuerda que serás un chollo para el extranjero. Un tándem con un español acaba irremediablemente en una conversación completamente en nuestro idioma, donde la otra persona aprende palabrotas, jerga… mientras tú ni recuerdas cuál era el principal objetivo de quedar con esa persona.

Comparar todo con España

Si viene a visitarte alguien desde tu ciudad, prepárate para escuchar cientos de veces al día: “Ahm, ésto es como en Toledo”, “”Aquel tío se parece al primo de la Puri”. Estarán en un nuevo país pero todo les recordará a España. Y si algo es distinto a lo que están acostumbrados pasará directamente a ser “raro”.

Recomendación, no llevar a este tipo de personas a un restaurante español, ya que allí se sentirán totalmente legitimados para opinar de la comida como si fueran unos verdaderos expertos:

-  Este chorizo está bastante decente para estar en Alemania, aunque bueno, ni comparación con el nuestro

-  Está importado, y el cocinero es español

-  Ya, pero nunca puede ser igual que si lo comes en España

 Conexión con otros españoles

Ya puedes llevar toda la noche hablando con un senegalés sobre los problemas de su país con la malaria, o un chino sobre la represión del Régimen comunista, que cuando aparezca un español y grite “Hola ke ase”, allí que vamos para conocer su vida al completo y convertirnos en amigos íntimos tras 5 minutos. Si sois del mismo equipo de fútbol o ciudad ya hay conversación fluída durante las próximas horas.

Algo similar sucede con el ligoteo. Siempre estamos presumiendo de que nos gusta lo exótico, pero si en una fiesta has utilizado tus 2 frases habituales con la sueca y la tailandesa de turno y ni se han inmutado, ya estás deseando que aparezca una españolita que seguramente esté buscando lo mismo que tú, un español apañao con el que aprovechar para ligar en el extranjero, que la gente no cotillea tanto como cuando estás en casa.

Amantes de los tours

Como los japoneses de Europa que somos nos encanta viajar y hacer tours por las ciudades, eso sí, gratuítos. Los Free Tours de las grandes capitales del continente han encontrado en los españoles a sus verdaderos mesías. Muchos se escaquean sin pagar o dando 4 duros, pero aunque sea por cantidad seguimos siendo los clientes favoritos. Si un tour en inglés tiene 50 personas, el de español se tendrá que dividir en dos porque superaremos las 100. Y en este tipo de grupos hay varios tipos de personas que siempre te encontrarás:

El graciosillo: Cuando digan de separar grupos siempre habrá un tipo que dirá: “Yo me voy al otro que no quiero estar con mi mujer”

El amante de los tours: Si la ciudad tiene 10 tours, este personaje querrá hacer 11. Cuando el guía pregunte amablemente que de donde es la gente, él dirá todo campechano. “Sigo siendo de Granada, como esta mañana cuando hemos hecho el tour de arte callejero de los años 90 en Kreuzberg”

-  El listillo: A los guías les encanta hacer preguntas para tener a la gente atenta, pero siempre está el listo que contesta a todas. “¿Sabéis que pasó en Alemania en 1939? – Comenzó la Segunda Guerra Mundial con la invasión a Polonia” ES UNA PREGUNTA RETÓRICA!!!

Nos gusta pasarnos de listos

En una ciudad como Berlín donde no hay tornos en el metro, los españoles son los reyes de la fiesta al Ubahn sin pagar. Así que cuando veas a un revisor que ha encontrado alguna víctima, la probabilidad de que sea un joven español es bastante alta.

No es el único lugar donde intentamos hacer nuestros tan conocidos Simpas, tan comunes que hasta hemos creado una palabra para ello. En la Weinerei, un bar de la capital alemana para catar vinos, uno paga dos euros por la copa y puede beber lo que quiera, dejando después en una cesta el dinero que cree conveniente. Si te escuchan hablar español, los camareros te repiten una y otra vez cómo funciona para que no te vayas sin pagar, ya que parece ser la constante habitual. Si te dicen que pagues 10 euros los pagas, pero si te dicen que lo que tú creas… ¡te lo están poniendo demasiado fácil!

Y aquí ¿por dónde se sale?

Esta frase que se hizo famosa en un monólogo de Goyo González es totalmente cierta. En cualquier discoteca de moda, after de acabaos u Open Air hipster, habrá un grupo de españoles dándolo todo. Si haces una encuesta de españoles menores de 30 que hayan estado en Berlín durante el último año preguntando: ¿Has entrado al Pergamon o has intentado entrar al Watergate? La respuesta sería concluyente. (Preguntaríamos si lo han intentado, porque a muchos de ellos no les suelen dejar entrar eneste tipo de discotecas por montar escándalo en la cola).

 

Share

Artículos relacionados

No hay comentarios

Dejar un comentario