Home Berlineando

0 3805
berlin-cosas-raras

Si Berlín se caracteriza por algo, es por no ser una ciudad “típica” ni habitual, así que os voy a contar las 5 cosas más raras, que desde mi punto de vista hispano, podéis hacer en Berlín.

  • Tener una parcela con huerto urbano en el aeropuerto de Tempelhof. 

Esta enorme aeropuerto, que fue cerrado al tráfico de pasajeros hace unos años, se convirtió en un inmenso parque de recreo. Sin duda lo más peculiar en este aeropuerto/parque, es la posibilidad de alquilar -a precios muy bajos- metros de parcela para crear tu propio huerto urbano. Alrededor de tu huerto puedes construir mesa, bancos, decorarlo a tu gusto, y todo lo que necesites para pasar un verano en tu propia parcela al aire libre.

  • Explorar lugares abandonados 

Como consecuencia de la caída del muro de Berlín, muchos lugares, principalmente fábricas y bloques de pisos soviéticos quedaron totalmente abandonados en el antiguo Berlín comunista. Hoy en día quedan muchos de estos fantasmagóricos lugares, sobre todo viejas fábricas: la de las cervezas Bärenquell, el hospital de Beelitz, el complejo militar de Krampnitz y o la estación radio espía norteamericana de Teufelsberg. Explorarlos es un viajazo.

  • Darte un baño en una piscina en mitad del canal principal

Hay una zona bastante espectacular, que se sitúa entre el Oberbaumbrücke- uno de los puentes más bonitos de Berlín sobre el río Spree- y el llamativo “hombre molecular”, una escultura sobre el agua del artista Jonathan Borofsky. Este lugar es el popular“Badeschiff”, una piscina encajonada justamente sobre el ancho río y desde la que se contempla una hermosa perspectiva, además de generar la sensación de flotar directamente sobre el Spree.

  • Visitar túneles y bunkers subterraneos.

Es sabido que el Berlín es como un queso gruyere, que por su subsuelo discurren una inmensa red de túneles, bunkers y refugios antiaéreos. Es lo que tiene haber sido escenario del final de la segunda guerra mundial, para posteriormente convertirse en una ciudad dividida en la que muchos intentaron huir del este al oeste por túneles subterráneos. Hoy en día, podemos recorrer una gran parte de ese “queso” de las mano de Berliner Unterwelten, encargada del mantenimiento de esta infraciudad.

  • Amasar una pequeña fortuna con la recogida de botellas.

En cada supermercado encontramos una máquina de reciclaje de botellas, que introduces por una boca de agujero y te va contabilizando: las de vidrio 0,8 ct, las de plástico de cualquier tamaño 0,25 ct. Con ese  ticket puedes comprar comida o te reembolsan en efectivo en caja. Algunas personas se lo toman como una actividad para ir sacando los gastos más cotidianos, otras más profesionales, por ejemplo “The king of Bottle”, lo toman como un trabajo de jornada completa. Yo he hechado cuentas para julio y agosto, cuando los parque están a rebosar, y me salen unos números muy decentes. ¿Te animas?

Share

0 7203
reichstag berlin

1. Porque no te gustan las vistas impresionantes. Lo de subir a la torre de televisión más alta de Europa y poder ver todo Berlín desde su estructura circular no te llama la atención. Y mucho menos si te digo que puedes degustar una comida espectacular en su restaurante. ¡Para qué subir y poder darte cuenta de la grandiosidad de Berlín!.

2. Porque no te gusta nada aprender algo nuevo. Eso de visitar museos no es lo tuyo, y tener la posibilidad de contemplar por ejemplo las impresionantes reconstrucciones de conjuntos arquitectónicos arqueológicos que tiene el museo de Pérgamo no va contigo. Total, con pasear por las calles de tu pueblo ya tienes bastantes personas arqueológicas que admirar. Estar en la ciudad con la isla de los Museos más atractivos es algo absurdo de visitar.

3. Porque no te gusta pisar una ciudad con tanta Historia como Berlín. Poder recorrer el Muro y sentir todo lo que se tuvo que vivir entre sus dos partes es algo que no te interesará en absoluto. Es algo que no ha influido para nada en nuestra Historia reciente y que por lo tanto no hace falta conocer ni sentir cómo se siente en Berlín.

4. Porque la moda alternativa o el espíritu bohemio de algunos barrios de Berlín es más molesto que otra cosa. Eso de poder tomarte una cerveza escuchando la mejor música o encontrar tiendas de segunda mano donde descubres auténticas joyas de mobiliario o ropa es algo que carece de interés para ti.

5. Porque la gastronomía local es muy poco variada. Sólo tienen cerca de 5.000 tipos de cerveza distintos e innumerables platos con salchichas, que no sólo están elaboradas a base de carne de cerdo y res, sino que también las podrás encontrar hechas de pollo, pavo e incluso de pescado; todas ellas en presentaciones, tamaños y colores muy diversos.

6. Porque no merece para nada la pena contemplar la Puerta de Brandenburgo, con la cuadriga que la corona, la cual fue retenida como Trofeo por Napoleón desde 1806 hasta su caída. Esa Puerta impresionante cargada de Historia es muy poco atractiva para el turismo, la verdad.

7. Porque el edificio del Reichstag con su cúpula diseñada por Norman Foster y que es visitada cada día por unas 8.000 personas es demasiado para ti, la de cola que habrá que esperar en la puerta. Sólo que con la reserva online puedes elegir día y hora sin colas.

8. Porque dicen que es el mejor sitio donde comer un kebab, ya que Berlín acoge la “pequeña Estambul”, la mayor comunidad turca fuera de Turquía, con un colectivo de más de 150.000 personas. La conexión entre culturas que hace tan rica Berlín no te interesará para nada.

9. Porque seguro que no te apetece saber qué es la “Venganza del Papa”, por un efecto que hace esta torre que fue inesperado para los comunistas y que hace que el sol se refleje en su cúpula en forma de cruz. Eso de Papas y efectos no son lo tuyo ni van contigo. Lo entendemos.

10. Porque en definitiva, conocer un sitio nuevo, que tiene tanto que contar como Berlín, es una pérdida de tiempo. Todos los parques que tiene no merecen la pena, ni siquiera cuando hace buen tiempo y está permitido hacer barbacoas e incluso en su parque Tiergarten hay zonas donde se puede hacer nudismo. Menuda barbaridad.

Share

0 1690

El parque del Aeropuerto de Tempelhof, se queda como está. Esto es lo que decidieron el 65% de los votantes el pasado domingo 25 de mayo.  Por una vez, se ha podido vencer a los magnates del ladrillo, que veían en este increíble espacio abierto del sur de Berlín, el sitio perfecto para construir viviendas de lujo ya que según ellos “Berlín se ha masificado y necesita viviendas”. Aquí van algunas de las razones por las que se ha decidido que el espacio libre no se toque:

La increíble amplitud:

Quien aún no haya estado en el parque de Tempelhof, no puede comprender lo que se siente al poner un pie en el gigante de 300 hectáreas. Ya si por casualidad, se visita el antiguo edificio del aeropuerto por dentro, la impresión de tranquilidad y libertad que uno se lleva del conjunto es cuanto menos especial. ¿Sabíais que es tan grande como 500 campos de fútbol o el Central Park de Nueva York?

Contra la edificación masiva

4.700  viviendas de protección oficial, escuelas, guarderías, un espacio comercial y hasta una nueva biblioteca nacional son algunas de las ideas del “cuidadoso” uso del terreno que tenía planeado el senado alemán. Sin embargo, para los berlineses dicha descripción de los altos cargos de ser cauteloso con el entorno no acabó de convencer. De las 300 hectáreas, 230 debían quedar libres y aún así muchos se opusieron completamente a una nueva inversión millonaria que no hace más que recordar al nunca inagurado nuevo Aeropuerto de Berlín (BER).

Derecho de intervención de los berlineses

Una decisión tomada por el pueblo como esta, es pura democracia y la posibilidad que se brindó al pueblo berlinés de poder opinar sobre un tema de interés común que influye en el desarrollo de la ciudad, animó a muchas personas  a votar cómo nunca antes había pasado.

Descanso, tiempo libre y deporte

Simplemente tirarse al césped y disfrutar es una de las actividades preferidas en el tempelhofer Feld. Lo bueno de este espacio abierto, es que cada uno puede practicar el deporte que le apetezca:  Andar en bicicleta, patines o skateboard, jugar a fútbol, hacer una barbacoa en los sitios indicados para ello o asistir a una Open Air, dejando paso así a una cantidad infinita de opciones.

La joya verde de Berlín

Más de 2 millones de personas visitan al año el parque de Tempelhof, eso hacen diez veces la cantidad de visitas al Tiergarten. Existen sin embargo, menos cantidad de árboles donde diversas variedades de pájaros puedan asentarse. ¿La ventaja? Los costes de mantenimiento y limpieza son mucho menores: se reducen a 50 céntimos hab./año.

Nuevas ideas para el edificio del Aeropuerto

Lo berlineses han votado para evitar la construcción de 4700 viviendas y una nueva biblioteca nacional. Die Grüne (el partido verde) ha propuesto utilizar los m2 de edificio protegido libre para crear algún tipo de espacio cultural como museos, eventos o centro creativo, pero para tomar una decisión de estas características el pueblo berlinés debería volver a votar. En total, un largo de 1 km. de edificio permanece desde hace años vacío y la necesidad de una reforma es bastante grande.

Share

1 5068
Españoles en Berlín: el grupo de la discordia

En los últimos meses, un tema que se ha incorporado a las conversaciones de casi todos los españoles que residen en Berlín son los debates que han surgido, principalmente, en el grupo de Facebook “Españoles en Berlín”. Digo principalmente porque hay montones de grupos paralelos con muchos menos usuarios unidos.

El grupo “Españoles en Berlín”, con casi nueve mil miembros, se creó con la intención de unir a los residentes en Berlín para proporcionar asesoramiento, ayuda y soluciones a preguntas que surgen cuando estás en una ciudad que no es la tuya. Normalmente es así.

Pero la motivación principal a la hora de escribir este artículo fue la trágica noticia del fallecimiento de un ciudadano, que en un principio se pensó que era de nacionalidad española, pero que finalmente resultó ser argentino, de 46 años de edad, al caerse al río Spree -sobre las 3:40 de la madrugada del lunes- desde el puente Oberbaumbrücke, en Friedrichshain, momentos después de salir de un club. En principio fue un descuido que le hizo resbalar, delante de su pareja y amigos.

En dicho grupo de Facebook, concretamente en un post informando sobre la noticia, se leían comentarios bastante duros e irrespetuosos, alguno que decía que estaba avergonzado de ser español por este tipo de actos cuando se va bebido o directamente insultando al fallecido. Como es lógico, también había detractores de estos comentarios. Un usuario dijo “Me parece que el chico ya ha pagado muy cara su temeridad como para que aquí la rematemos y de qué forma”.

¿Hemos superado el nivel y opinamos sobre todo lo que nos rodea sin tener apenas idea de lo que ocurre? Si yo fuera amigo o familiar del fallecido, estaría muy frustrado y decepcionado con la comunidad española del grupo de Facebook. A su vez, es obligatorio decir que este tipo de comentarios es residual.

Ya es bastante duro residir en una ciudad lejana de nuestra casa, hablar un idioma distinto, la confrontación cultural y miles de casos que no vienen en cuenta comentar. Lo mínimo que pedimos es que debemos ser un poco respetuosos y apoyarnos lo más que se pueda.

Polémicas aparte, en “Españoles en Berlín” existen seis tipos de usuarios:

-          Los que preguntan dudas como qué cursos de alemán en Berlín gratis o subvencionados pueden encontrar….

-          Los que venden y ofrecen servicios o información

-          Los que responden a las preguntas

-          Los que se quejan

-          Los que trollean

-          Los que únicamente leen las conversaciones

En cualquier caso, por mucho que este tipo de debates estén fuera de lugar, todos sonreímos cuando alguien postea “busco habitación urgente en Kreuzberg por 300 euros”, “el agua de Berlín me hace tirarme muchos peos” o “botellón en el último vagón del Ring”.

¿En qué grupo te incluyes? ¿Crees que podrías formar parte en más de dos categorías?

 

 

Share

0 966

A pesar de que esta semana veremos llover más de lo que nos gustaría, hemos de admitir que ¡ya estamos en Primavera! Fuera abrigos, bufandas, gorros y todo tipo de objetos de lana que tanta compañía os han hecho durante estos largos meses de invierno. Y es que por mucho que os empeñéis en disimularlo, al igual que todos, las ganas incontenibles de ponerse unos pantalones cortos, las gafas de sol y las chanclas no se pueden disimular. Una de las cosas que más se disfrutan en Berlín son las barbacoas, en compañía de amigos y alguna que otra cerveza. Aquí va un popurrí de los más concurridos, entre los muchos que ya conoceréis.

- Görlitzer Park (Görli): Familias turcas, estudiantes y auténticos urbanitas se mezclan en el parque más diverso de Berlín. Aquí encontraréis dos zonas “oficiales” para hacer barbacoas: Cuvrystraße y Sorauer Straße.

- Mauerpark: Podría decirse que se trata del parque más concurrido de Berlín, sobretodo los domingos, cuando el binomio karaoke-mercadillo atrae a cientos de turistas por una parte y al panorama más cool de la ciudad por otra. Hay gente que dice, que el Mauerpark ya no es lo que era…Pero a pesar de todo, sigue tendiendo su esencia.

- Volkspark Friedrichshain: Es una pena que un parque con espacios tan abiertos como este, disponga de una parte tan diminuta para hacer barbacoas. Oficialmente, de las 49 hectáreas, sólo la montaña de escombros (Bunkerberg), es zona autorizada.

 - Tempelhofer Feld: El antiguo aeropuerto de Berlín, dispone de 3 zonas habilitadas para comerse un buen Bratwurst, todas ellas con públicos muy distintos: La primera es Tempelhofer Damm. La segunda es Oderstraße, donde encontraréis en su mayoría estudiantes y Hipsters de Neukölln. Por último, Columbiadamm envuelve a familias turcas y jóvenes de Kreuzberg. Es uno de los parque más cuidados en cuanto a zonas donde depositar los restos/basura, baños públicos y limpieza.

Aunque la mayoría de las personas colocan su grill en mitad del parque, debéis saber que las multas por hacer una barbacoa en las zonas no autorizadas, oscila entre los 20 y 5.000 Euros, así que ¡cuidadín! Os deseamos una muy buena temporada de barbacoas y ¡a disfrutar! que son pocos meses.

Share

0 806

Los cines al aire libre de Berlín han inagurado ya su temporada Primavera-Verano de este 2014 y los que aún no lo han hecho están al caer.

No es ninguna sorpresa que el primero que recomendamos es el Freiluftkino Kreuzberg. Tiene la pantalla más grande de todas y se puede escoger entre relajarse en las tumbonas o tirarse al césped para disfrutar de una completa variedad de películas indie en versión original combinado con algunas joyas alemanas con subtítulos en inglés. Seguramente, os hayáis cruzado ya con algunos de sus coloridos carteles colgados a los alrededores de Kottbusser Tor, Schlesische Tor o Gneisenaustr.

El programa de películas es inmejorable: Algunos de los destacados son American Hustle (8 de mayo), Gravity (24 de mayo), 12 años de esclavitud (31 de mayo). No deberíais perder la oportunidad de ver algunas de las mejores películas alemanas del pasado año para intentar absorver algo del país en el que vivimos: Finsterworld (6 de mayo) o Deutschboden (20 de mayo). Podéis echar un vistazo al resto de la cartelera aquí.

 

Share

0 930

Hablar de Hard Wax es hablar de historia. Hard Wax abrió sus puertas en 1989, justo un mes después de la caida del muro de Berlín. Este dato aunque parezca irrelevante es de gran importancia ya que tras la caida del muro la ciudad vivió un periodo de total libertad que fue necesario para la llegada de numerosos movimientos culturales entre los que se encontraba el Techno.

Hard Wax fue una pieza crucial en el desarrollo de la historia del Techno en Berlín ya que desde los comienzos se estableció como referente vendedor o proveedor de los nuevos sonidos que llegaban desde Estados Unidos, más concretamente de la ciudad de Detroit.

 

hardwaxFue fundada por Mark Ernestus y Moritz von Ostwald conocidos como el legendario duo Basic Channel y la primera localización de la tienda fue en la calle Reichenberger, en 1996 se mudó a Paul Lincke Ufer 44 en el corazón de Kreuzberg. Se accede desde un patio interior y está situada en la tercera planta a la que subiremos por la famosa escalera que está plagada de graffitis y pegatinas de sellos musicales.

El personal de Hard wax está directamente vinculado con la escena musical de Berlín y muchos de los que han pasado por su mostrador son importantes referentes del mundo del Techno, gente como Marcel Dettman, Cassy o Dj Pete entre otros, todos ellos ligados también a Berghain-Panorama Bar.

Suele decirse que el staff de Hard Wax a veces puede ser serio con los clientes, es cierto que es un sitio donde se respetan mucho las formas y el saber estar, y que algunos de sus empleados no derrochan precisamente simpatía pero son muy profesionales. Quizás esto va directamente relacionado con la decoración de la tienda, fría y de tonos oscuros, tal vez la música que se encuentra en las estanterías sea la que aporte los tonos de color y la que consigue que al salir de Hard Wax uno lo haga con una sonrisa de oreja a oreja.

Podremos encontrar Techno, House, Disco, Reggae, Soul, Dub y Dubstep, muchos discos raros y material exclusivo de Hard Wax. Cuidado con los euros, las horas pasan rapidamente y entre melodías puedes olvidarte de todo lo demás. Así que si eres un buen amante de la música de calidad Hard Wax es tu sitio a peregrinar si estás de visita en Berlín, y si tienes la suerte de frecuentar este maravilloso lugar, Hard Wax seguro que tiene un espacio en tu corazón y todo lo aquí escrito ya te sonará familiar.

Share

0 893

En España llevan varios años donde los desahucios se han convertido en el principal tema de debate a nivel nacional. La movilización de la PAH y la negativa del Gobierno a aceptar sus sugerencias tras una ola de suicidios, provocaron una masiva protesta social ante este drama que sufren miles de familias. En Berlín, el problema con los desahucios es cada vez mayor, pero en este caso no se debe solo a la falta de ingresos de los inquilinos, sino al brutal incremento de los alquileres año a año debido al proceso de gentrificación que está afectando a la capital alemana.

¿Y qué es la gentrificación? No es ni más ni menos que la subida de precios de un barrio determinado porque se pone de moda, afectando al alquiler de los antiguos vecinos que cada vez tienen más dificultades para mantenerse en su casa de toda la vida. Kreuzberg fue el primer barrio en vivir esta “invasión” de artistas y jóvenes que querían vivir en la zona más trendy de la capital, y Neukölln ya ha comenzado a sufrir los mismos efectos. Estos dos barrios tradicionalmente turcos han sufrido un cambio radical y en 10 años han pasado de ser un “little Estambul” a convertirse en el centro de la movida alternativa de la ciudad.

Las inmobiliarias están siendo las grandes beneficiadas de este movimiento, especialmente en una ciudad donde el 86% de las personas viven en alquiler, y los precios de los mismos suben a un ritmo espectacular. Solo en los últimos 5 años, la renta ha aumentado casi un 30%. Aun así los alquileres siguen siendo muy asequibles, especialmente para los extranjeros que vienen de países con un nivel de vida más alto. En pleno centro de Kreuzberg se pueden encontrar un piso de 2 habitaciones por un precio que oscilaría entre los 500 y 600 euros mensuales. Por ello, Berlín es una ciudad ideal para los especuladores que ven una oportunidad de negocio inmensa en una ciudad que no para de crecer.

Pero en esta historia siempre acaban perdiendo los de siempre. Humildes trabajadores que han visto como la llegada de extranjeros a su barrio de toda la vida ha provocado unas subidas de la renta insostenibles. En Berlín se producen más de 20 desahucios diarios, y aunque son muchas las manifestaciones para frenarlos, el gigante capitalista sigue su curso llevándose por el camino al eslabón más débil. Por ello, las movilizaciones ciudadanas contra los inmigrantes se está volviendo más intensas, como la campaña “Berlín no te quiere”. Una complicada situación difícil de solucionar a corto plazo, ya que Berlín es un diamante en bruto que los constructores de medio mundo están deseando pulir. Estos cambios que hemos vivido hasta ahora son solo el principio de un lavado de cara, donde seguramente se perderá gran parte del encanto que hizo de Berlín la ciudad más cool del planeta.

Share

0 1413

Teufelsberg (o montaña del diablo) es el resultado de una pila de escombros amontonados durante los 20 años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, mientras la ciudad era reconstruida. Se ha convertido en una de las atracciones más comunes para los berlineses, cuando comienza el buen tiempo. Es común encontrarse gente haciendo deporte, de picnic o incluso volando sus cometas, aprovechando la altura de la colina.

El edificio blanco ubicado en lo alto de Teufelsberg, tan característico por sus (lamentablemente) destruidas bolas blancas, fue en su día una estación espía, construida por la Agencia americana de Seguridad Nacional. Hasta hace poco, este era uno de los tantos increíbles lugares abandonados de Berlín, donde podías pasarte un día entero recorriendo las instalaciones y contemplar la ciudad a un lado y Wannsee al otro.

Hoy en día, hay que pagar entrada para acceder,a una visita guiada lo que ha despertado gran cantidad de comentarios al respecto, sobre una “comercialización” de Teufeslberg. Tanto el dinero recaudado, como el vallado y las medidas de seguridad colocados desde Mayo de 2012 por dos artistas que decidieron alquilar el edificio, protegen contra el vandalismo, el robo de metal y los constantes incendios provocados.

Primero Tacheles, luego Teufelsberg y últimamente con la East Side Gallery, parece que Berlín sigue perdiendo parte de su esencia.

Share

0 1201

Desde el próximo sábado se puede disfrutar en el pueblo de Werder (Havel) de uno de los mejores festivales de la región de Brandemburgo. El Baumblütenfest congrega a cientos de miles de visitantes que llegan desde Berlín y otras ciudades de la zona para unirse a esta fiesta del vino. Tradicionalmente se creía que los vinos de distintos sabores eran uno de los mejores remedios para mantener una salud fuerte, y en 1879 se creó en la ciudad una humilde celebración para honrarlos.

Desde entonces esta pequeña idea fue creciendo hasta convertirse en uno de los eventos de referencia de la primavera en los alrededores de la capital. El pueblo se llena de vendedores ambulantes que ofrecen una amplísima variedad de vinos: de cereza, fresa, frambuesa… todo vale para darle un toque característico a esta bebida. Con recipientes sacados del siglo XIX, por muchos momentos parece que nos hemos trasladado a los comienzos de la Revolución Industrial, todo ello en un ambiente de música y jolgorio, donde se mezcla el Schlager tradicional con los últimos hits del momento.

Es especialmente recomendable viajar hasta Potsdam desde donde se puede coger un barco que te deja directamente en la orilla de Werder, un recorrido ideal donde disfrutar de uno de los mejores paisajes de Alemania. ¿Has estado ya en el Baumblütenfest? Coméntanos tu experiencia.

 

Share

Conéctate a Berlín