Home Authors Publicado porgenaumag

genaumag

38 Artículos 1 Comentaríos

0 739

Cuando uno llega a Berlín una de las primeras cosas que le llama la atención son sus semáforos, los Ampelmänner. Creados en 1961 en Berlín Oriental por el psicólogo alemán Karl Pelgrau fueron todo un éxito desde sus inicios. Pelgrau pensaba que las imágenes de los semáforos no eran lo suficientemente llamativas para competir con las luces de los negocios y de los coches. por lo que decidió diseñar un novedoso formato con sombrero y cabeza grande que desde luego cumplió su misión de no dejar indiferente a los berlineses.

Los Ampelmänner se hicieron tan famosos en la RDA que tanto padres como profesores decidieron utilizarlo como una manera de concienciar a sus hijos en la educación vial. Solo era cuestión de tiempo que dieran el paso a la televisión y a los cómics donde se convirtieron en los “consejeros” de los peatones más jóvenes. Tras la caída del muro a finales de 1989 se intentaron unificar los semáforos de Berlín, y obviamente el monstruo capitalista quería devorar todo aquello que sonara a RDA, así que el Ampelmann se encontraba en serio peligro. En aquel momento surgió un movimiento popular que intentaba proteger uno de los símbolos de la Alemania del Este. Las protestas surtieron efecto y muchos semáforos que ya habían sido cambiados volvieron a recuperar su formato oriental. Incluso algunos barrios de Berlín Occidental adquirieron la versión del otro lado del muro.

A mediados de los 90 Markus Heckhausen creó la empresa Ampelmann GmbH convirtiendo a estos hombrecillos en uno de los productos de merchandising más vendidos en la capital alemana. Son la cabeza visible de la Ostalgia, nombre con el que se conoce a todo aquello que recuerda la vida y las costumbres de la Alemania Oriental. Incluso otras ciudades del país como Heidelberg han decidido hacer un guiño al pasado de su país incluyendo en algunas de sus calles los muñecos de la RDA.

Share

0 826
clubs wedding

En los últimos años los precios del suelo se han disparado en Berlín, esto se debe posiblemente por la llegada masiva de nuevos residentes que inevitablemente hacen que los alquileres suban y cada vez sea más difícil encontrar espacios con las capacidades necesarias para la apertura de locales y espacios de ocio nocturno.

Esto ha llevado a que cada vez sean más los empresarios que han decidido darle la espalda a la zona situada a las orillas del Spree y del centro de la ciudad y hayan comenzado a moverse por otras partes de la ciudad. Berlín posee una cantidad de espacios originales y que en muchas otras ciudades no serían viables para el asentamiento de clubs. Este es el caso de Stattbad Wedding y Humboldthain Club, los dos situados en el distrito de Wedding.

La primera vez que fui a Stattbad me quede impresionado, es un espacio único situado en Gerichtstrasse con multitud de áreas entre las que destaca la piscina y la sala de calderas donde tiene lugar el famoso Boiler Room que pone a Stattbad en el candelero de la música electrónica internacional con sus populares streamings de los miércoles noche donde se puede ver a toda la flora y fauna de la escena de la capital, hipsterlandia for one day. Muy recomendado la verdad ya que la diversión está garantizada.

Stattbad ofrece programaciones de fin de semana que nada tienen que envidiar a las de Panorama Bar o Berghain, destacando las fiestas Odd Fantastic y la Grounded Theory de corte más Techno La forma más rápida de llegar es desde la estación de Wedding, ya sea con la U o con el S bahn. La entrada suele rondar los 10-12 euros y los porteros a veces son un poco bordes, mi consejo como siempre es ir en grupos pequeños.

Humboldthain comenzó en Mayo del 2013 , situado justo en la estación de S-bahn que le da nombre es un espacio peculiar que dispone de una localización única dentro del Humboldt Park, en verano es habitual ver ardillas corriendo por el recinto del club…

Tiene una sala principal con capacidad para 300 personas, buen sonido y buena iluminación. En la planta de arriba tiene una sala más pequeña tipo chill donde los disc-jockeys suelen pinchar música diferente a la de la sala principal y desde la que se accede al cuarto oscuro o reservado que es una especie de pajarera de madera gigante situada justo en medio de la pista central, bastante original. También dispone de una gran terraza abierta en verano lo que haría un total de tres espacios diferentes… No está mal ¿eh?

Frecuento bastante el Humboldthain desde su apertura, es un sitio familiar donde el trato es amable y donde cuidan bastante las programaciones con artistas internacionales, nacionales y lo mejor de la escena local. Desde noches de Techno, House y una divertida noche mensual dedicada al Disco & Italo Disco. Es de los pocos clubs de Berlín que abren durante la semana ofreciendo conciertos e incluso los martes organizan campeonatos de ping-pong. La entrada siempre ronda los 8-10 euros durante el fin de semana, aunque si vas entre las 11 y las 12 la entrada es gratis. Tip.

Share

0 700

Mauerpark es uno de los lugares más frecuentados los domingos por los berlineses y por muchos de los turistas que viajan a la capital alemana. Sus mercadillos, los artistas callejeros y sobre todo el Bearpit karaoke han hecho de este parque un lugar de visita obligatoria. Todos los fines de semana más de 1.000 personas se reúnen en el antiguo anfiteatro de Mauerpark para disfrutar de un espectáculo único. La consigna es muy simple: cualquiera puede salir a cantar y disfrutar de sus 5 minutos de gloria ante un público rendido a todos ellos de antemano.

Entre todas las voces de las que se puede disfrutar cada domingo hay una persona que ya es conocido para la mayoría de fieles de este evento tan particular. Capaz de poner los pelos de punta en cada una de sus actuaciones, Detlef lleva más de 4 años acudiendo religiosamente a cantar “Mein Leben”, la versión alemana de “My way” de Frank Sinatra. Su barba blanca, que se afeitó el año pasado, su ropa retro y sus inseparables bolsas hacen de nuestro protagonista un ser de lo más curioso.

La escena suele repetirse domingo tras domingo. Detlef sale tímido al escenario mientras el simpático Joe Hatchiban, creador del karaoke, intenta sacarle una sonrisa preguntándole si ese día por fin va a cambiar de tema. La gente que todavía no le conoce parece que anticipa un fracaso, pero cuando la canción comienza los murmullos se convierten en aplausos, y en pieles de gallina. Tras concluir la actuación Detlef se toma su tiempo para agradecer la atronadora ovación con sus típicas reverencias, convirtiéndolo en el momento más emocionante de cada domingo en Mauerpark. Como Detlef diría: ¡So ist mein Leben!

Share

0 1656

Si preguntáramos a un berlinés cual es la comida típica de la ciudad, la que los hace diferentes y muestra la forma de vida de los capitalinos, la mayoría se rendirían sin pensarlo ante el encanto de una buena Currywurst. Nada de platos muy preparados, ni recetas complicadas. En Berlín el producto estrella es una salchicha – con o sin piel – troceada, con salsa de tomate y espolvoreada con mucho curry. Por poco más de un euro, cualquiera puede degustar este manjar, accesible prácticamente en cada esquina de la ciudad.

Llama la atención que un producto que se sirve en un cartoncillo y con un tenedor de plástico para llevárselo comiendo por la calle haya logrado hacerse un nombre entre la comida tradicional de Berlín. Pero cuando uno lleva varios días en la ciudad, comprende que la curryw

urst cumple a la perfección con la personalidad de la urbe. Una ciudad dinámica, donde la ostentación no es un valor importante y las culturas viven en armonía, lo cual queda metafóricamente reflejado en el mix de salchichas y curry. Desde que en 1949 Herta Heuwer inventara este nuevo producto en su imbiss de Charlottenburg, son muchos los locales que han utilizado el poder de la wurst para convertirse en sitios de culto para todos aquellos que acuden a la capital alemana.

cb-curry-36-6-BM-Bayern-Berlin

A día de hoy varios de ellos luchan desde distintas zonas de Berlín por convertirse en el mejor currywurst de la ciudad. Al norte, en Prenzlauer Berg se encuentra “Konnopkes Imbiss”, uno de los puestos de comida rápida más antiguo de la ciudad, en el que las colas de 20 minutos para comer una salchicha son habituales. En Friedrichshain, el “Curry 66″ no llama la atención de las principales guías turísticas, aunque quizás por ello es el más querido por los locales. En cambio, los visitantes suelen ir a Kreuzberg al “Curry 36″, otra eminencia en el mundo de las Wurst.

En los últimos años la proliferación de la oferta de comida rápida ha sido enorme, con la creación masiva de nuevos puestos de pizzas, y especialmente kebabs, por el gran número de turcos en Berlín. Sin embargo, la importancia de la currywurst sigue estando patente.

Share

0 817
berghain, tresor

Como amante obsesivo y apasionado de la música que soy, uno de los motivos que más me atrajo siempre de Berlín fue la escena musical. Siempre soñé con poder formar parte de la que sin duda es la escena más en forma del mundo, con sus peculiaridades, oscuridades, entresijos y sus cientos de personajes que hacen que sea tan amplia y especial.

Si algo tiene Berlín a parte de startups y puestos de comida callejera donde a veces uno se juega el buen funcionamiento de la flora intestinal, Berlín lo que tiene son clubs.

Hay clubs para todos los gustos, clubs de ambiente turístico como son el Watergate, Cookies y Weekend (bye bye por cierto) ya que ha cerrado recientemente… Otros referentes de la noche serían Renate, About Blank o el Arena club por citar algunos, todos situados en el borde entre Kreuzberg y Friedrichshain, que normalmente mueven público un poco más genuino, menos turistico y concienciado con la música.

Y también una gran cantidad de clubs esparcidos por toda la ciudad con propuestas siempre interesantes, que consiguen muchas veces generarte fuertes dudas a la hora de elegir donde salir a bailar.

Sin mencionar a los dos grandes de Berlin, Tresor y Berghain – Panorama Bar.

En esta sección trataremos de hablar de la forma más entretenida posible de lo que pasó, lo que pasa y lo que pasará en cuanto a música y fiestas se refiere en esta nuestra querida y electrónica ciudad de Berlín.

Share

0 2947

A diferencia de las grandes capitales europeas de la moda como París o Milán, donde reina un ambiente glam y sofisticado en los looks callejeros, Berlín se caracteriza por seguir una moda sin direcciones establecidas. El estilo berlinés se retroalimenta de lo que se mueve en sus calles, bares y sobretodo tiendas vintage. En la capital alemana NADA está pasado de moda. Ello conlleva la mezcla de estilos de todas las épocas, tentador ¿no?

Los reyes del mambo se llaman “Kleidermarkt”, al menos a nivel general (sin menospreciar al gigante Humana). Esta empresa se especializa en tiendas vintage distribuidas por Hamburg, München y Berlín. A lo que vamos: Made in Berlin  (x2), Colours y Garage son las que debes visitar para adentrarte en el mundo de ¡la ropa a kilo! Hoy en día, el precio ha subido a 18 Euros (no hace muchos años recuerdo que valía 14).

¿Ropa a kilo, cómo funciona eso? Simplemente, veréis una sección señalizada como el cartel de la foto y una balanza digital esperándoos. A partir de ahí, estáis sol@s ante el peligro: De vosotros depende encontrar un buen chollo o acabar pagando una barbaridad por una chaqueta de cuero. Algunos ejemplos de “gangas” que podéis encontrar: Vaqueros a 5 Euros, corbatas a 1Euro, faldas a 10 Euros, cinturones a 0,50 cent. o vestidos a 3 Euros.

MADE IN BERLIN (Mitte)
Friedrichstr 114a / Neue Schönhauser Str. 19

COLOURS (Kreuzberg)
Bergmannstr. 102

GARAGE (Schöneberg)
Ahornstr. 2

 

Share

0 1147

Dortmund es una ciudad industrial de la cuenca del Ruhr con escaso interés turístico. En las guías de Alemania es complicado encontrar información relevante sobre monumentos que la identifiquen, pero aun así millones de personas en el mundo han oído hablar de ella gracias al BVB. Creado en 1909, el Borussia de Dortmund ha sido siempre uno de los equipos de fútbol más importantes de Alemania. Su momento cumbre llegó en 1997, cuando la escuadra dirigida entonces por Otmar Hitschfeld logró su primera y única copa de Europa en un emocionante duelo contra la Juventus de Turín. En el último lustro, y de la mano del carismático Jurgen Klopp, el conjunto “avispa” ha vuelto a hacerse un hueco en la élite europea, ganando dos ligas consecutivas y alcanzando una nueva final europea, que perdieron hace pocos meses contra el todopoderoso Bayern de Munich.

Una ciudad para un club

Una ciudad, un equipo

Una ciudad, un equipo

No hacen falta muchos días en la ciudad para darse cuenta que los habitantes de Dortmund viven por y para el Borussia, el club de sus amores. En cada tienda, bar o restaurante del centro, en el que solamente destaca una calle comercial, se puede encontrar el escudo amarillo y negro del equipo de Westfalia. Los centros comerciales tienen pósters gigantes donde los modelos son los jugadores, e incluso la cerveza Brinkhoffs de la ciudad tiene una colección especial donde las etiquetas han sido sustituídas por las camisetas de los ídolos del club. Se podría decir que Reus, Weidenfeller o Hummels han alcanzado el status de dioses para los Dortmunders.

Día de partido

Cada dos semanas la ciudad se transforma cuando el Borussia Dortmund juega en el Signal Iduna Park, acogiendo a fans llegados de todo el continente. El estadio alemán tiene el orgullo de ser el campo de Europa con una mayor media de afluencia durante la temporada, superando a gigantes como el Camp Nou. Alrededor de 80.000 aficionados se reúnen en cada partido, para colgar de manera habitual el cartel de “No hay billetes”. Desde varias horas antes del choque, cientos de fans se reúnen en el bar Strobels para tomar unas cervezas y cantar las canciones del equipo de Klopp. Este pasado sábado el rival era el vecino Borussia Mönchengladbach, por lo que muchos hinchas visitantes habían recorrido los poco menos de 100 kilómetros entre ambas ciudades para disfrutar de la fiesta del fútbol.

Pocos minutos antes de las 15.30, la hinchada locales, liderados por los fans  de la Südtribune cantaron al unísono el himno futbolístico “You´ll never walk alone”. El partido tuvo poca historia, el Dortmund quizás con la mente puesta en la Champions no fue capaz de mostrar su mejor cara y acabó perdiendo por 1-2. La derrota no fue motivo suficiente para desanimar a los suyos, que cantaron fieles desde el minuto 1 hasta el pitido final. Tras concluir el choque, los de Gladbach se quedaron celebrando la victoria en el estadio mientras que los Dortmunders volvían a sus casas a la espera de un nuevo partido que les haga salir de su rutina, volviendo a situar a su humilde ciudad en el panorama mundial por 90 minutos.

Share

0 684
Se podría pensar que los mejores kebabs del mundo están en Estambul, Ankara… pero nada más lejos de la realidad. Los turcos-alemanes han sido capaces de mejorar la receta inicial hasta llevarla a la perfección. Se dice que el döner kebab (el que se come en pan) nació en Berlín, y que solo el dürum, el enrollado, proviene originalmente de Turquía. Por ello, en la capital alemana no es difícil encontrarse una tienda de kebabs en cada esquina, en las que los extranjeros comienzan a chapurrear alemán con palabras como Salat komplett, Scharf (picante) o Knoblauch (ajo).
Si salís de la estación de Mehringdamm y veis una cola de turistas que se extiende por toda la calle significa que habéis descubierto el Mustafá. Un puesto de kebabs que es toda una institución en Berlín y una parada obligatoria en la ruta por la capital. Y os preguntaréis: ¿cuál es el secreto del éxito? Aunque parezca una tontería simplemente le incluyen verduritas asadas que le dan un sabor muy característico. ¡Los pequeños detalles marcan la diferencia!
Como podéis ver en su publicidad el Mustafá presume de productos naturales y sanos, algo que parece muy alejado del concepto habitual que tenemos de los kebabs. ¡La revolución BIO llega hasta los lugares más insospechados!

 

Share

0 694
Sputnik Kino, ofrece cada tercer miércoles de mes una atractiva Open Screening, donde cineastas de todo tipo disponen de un tiempo máximo de 25 minutos para proyectar sus obras. No es necesario apuntarse por adelantado para presentar un corto ante los asistentes que, por una noche, ejerce de jurado.
Además, una vez acabado el corto, su autor tiene la opción de enfrentarse al público y contestar sus preguntas y escuchar o aclarar sus comentarios. La idea a una Open Screening Night, responde simplemente como plataforma para cineastas y cinéfilos, a su vez que ofrece la posibilidad de experimentar con una primera proyección al público, recibirFeedback y estudiar dichas reacciones. Así como, entrar en contacto con otros amantes de las películas y los cortos.
Drama, comedia, vídeos musicales, reportajes de lo más variado y thrillers son algunas de las temáticas que se reproducen, salvo que el público decida parar su proyección mostrando su desagrado con una tarjeta roja proporcionada por el cine.
Una propuesta que puede resultar interesante para aquellos incondicionales fans del cine que disfrutan realizando vídeos caseros y nunca se han atrevido a dar el paso de proyectarlo ante desconocidos, a su vez que, estimulante para el público variopinto que acude a dicha cita mensual.

SPUTNIK KINO
Hasenheide 54
Open Screening: 3º Miércoles del mes.

Share

0 853

La cerveza Sternburg es una de las más populares en la capital alemana entre los jóvenes y las personas de una clase social baja gracias a su precio. Por unos 60-70 céntimos se puede conseguir una cerveza de medio litro en cualquier tienda 24 horas (Späti)

Share

Conéctate a Berlín